11 enero 2013

El ABC escribe: "Il Pirata": la locura de Mariella Devia


(Por Pablo Melendez-Haddad para Abc.es) Exhumar «Il pirata», ópera raramente escuchada de Bellini que en el Liceo barcelonés solo se había programado en una ocasión (3 funciones en 1971 con Montserrat Caballé, Bernabé Martí y Vicente Sardinero), es un gran regalo para los amantes del «bel canto» romántico, sobre todo para quienes consideran al compositor italiano como crucial en la historia de la ópera. «Il pirata» exige intérpretes impolutos en este ámbito, y el Liceo contó con ellos, tal y como decretó el público al ovacionarlos tras sus proezas vocales: la noche del estreno, el pasado viernes, Mariella Devia Gregory Kunde –a sus 64 y 58 años respectivamente- llevaron a los melómanos al delirio.
Esta fiesta del virtuosismo comenzó con una Simfònica liceísta en plena forma, con una Obertura muy bien enfocada y llena de emoción, aunque, es verdad, durante la velada fueron muchos los desajustes instrumentales internos y con el coro y los solistas, detalles que deslucieron una por otra parte luminosa versión firmada por Antonino Fogliani, entregado por entero a las características de las voces con las que contaba. Mariella Devia descolló con una Imogene sensible y dramática gracias a sus bien conservados dotes, con agudos soberbios, fraseo de experta y absoluto sentido del «legato»: su escena final fue antológica. Si sus escalas descendentes fueron siempre extremadamente cuidadosas, la zona central y aguda de su tesitura sencillamente enamoran.

El joven bajo argentino Fernando Radó convirtió su debut en toda una revelación por capacidad y buen gusto, Elena Copons fraseó con un sentido exquisito y una voz muy bien colocada y proyectada, mientras Vicenç Esteve aportaba su siempre bienvenido entusiasmo y buen hacer. El barítono búlgaro Vladimir Stoyanov impresionó por la elegancia de su línea de canto y por la belleza de su timbre y el tenor estadounidense Gregory Kunde, en su debut como Gualtiero, compareció en excelente forma, brindando a su personaje el punto justo de luz y heroicidad, con facilidad para el agudo extremo, completando un reparto de ensueño.