14 febrero 2009

Massimo Gasparón: "Confío en que el Perú va a tener su temporada estable"





De El Comercio, sabado 14 de febrero, 2009.

COMENZARON LOS PREPARATIVOS PARA LA NUEVA TEMPORADA DE ÓPERA EN EL CALLAO. EN SU TERCERA VISITA AL PERÚ, EL DIRECTOR DE ESCENA MASSIMO GASPARÓN NOS HABLA SOBRE VERDI, SU TRABAJO Y SU RELACIÓNCON NUESTRO PAÍS

Por: Gonzalo Tello

Conocido por diseñar el imponente vestido de novia de Julia Trappe para su matrimonio con Juan Diego Flórez el año pasado, el italiano Massimo Gasparón es un director de escena y vestuarista con una relación de muchos años con el Perú. Comenzó su carrera como el asistente de Pier Luigi Pizzi, uno de los pilares de la ópera contemporánea, con quien colaboró durante 20 años. Visita el Perú para preparar la ópera “Attila”, de Giuseppe Verdi, que será presentada en el Segundo Festival Internacional de Ópera Alejandro Granda, en abril. Gasparón dirigió y preparó el vestuario de “Rigoletto” el año pasado, obra en la que Juan Diego Flórez debutó en el rol del Duque de Mantua. “Attila” será su tercera producción en el país.

¿Cómo se involucró con la dirección escénica y el vestuario?
Estudiaba en Venecia y en el teatro La Fenice necesitaban un asistente para el maestro Pizzi. Le presenté unos bocetos para un proyecto y al terminar me comentó que estaba muy contento. A partir de ese momento me llamó para otras cosas. Laboré con él durante unos seis años. Luego empecé con mi propio trabajo.

Entre la dirección, vestuario y escenografía, ¿cuál le gusta más y cuál cree que resulta mejor acabado?
Me gusta mucho la escenografía. Insólitamente, al público le gustan mucho los trajes. La dirección escénica me fascina mucho porque es una oportunidad de comunicar a la sociedad. Veo que la ópera no es solo un espectáculo para disfrutar, sino que también debe llevar un mensaje, y que la gente salga del teatro con emociones es importante.

¿Cómo llegó a trabajar en el Perú?
Fue a través de Katia Ricciarelli y Ernesto Palacio, porque hicimos la producción de “La hija del regimiento”. No fue fácil porque se montó todo en 10 días. Luego vino el estreno mundial de “Rigoletto”. Toda la producción se hizo aquí y se logró un nivel que ha sido el máximo de este momento. Acepté trabajar aquí porque es una forma de avanzar y mejorar, ahora todo está más controlado. Confío en que el Perú va a tener su temporada estable y si yo puedo haber contribuido un poco, bien.

Tenemos entendido que el vestuario es hecho con material de Gamarra. ¿Ya se ha trabajado así antes?
Sí, ya he ido antes, y en “Rigoletto” utilizamos máscaras típicas, así como colores que tienen que ver con la cultura peruana. Es una experiencia nueva para mí, porque no es la idea llevar conmigo todo, sino aprender en cada lugar. Me gusta lo fresco e inocente, más que lo premeditado y estricto.

¿Cuál es la relación entre Gasparón y Verdi?
Ahora que lo pienso, Verdi compuso para La Fenice “Ernani”, “Attila” y “Rigoletto”, y este año haré las tres. Como veneciano, tiene un sentido particular para mí porque su música fue un símbolo de independencia política. Particularmente, me gusta la historia de “Attila” porque habla de la fundación de Venecia. Además, estoy convencido de que lo que pasa ahora con el fundamentalismo es un mal, es algo que presenta este lado de destrucción y de ignorancia, porque es una teocracia, y no hay derecho. En “Attila” todo el tiempo se mata por los dioses. Fe en la violencia. No puedo aceptar esta violencia, porque todo se debe respetar. Si no hay tolerancia, no se puede construir nada.

¿Por dónde va esta producción de “Attila”?
Me gustaría encuadrar esta obra en un escenario abstracto, porque en la obra hay muchos cambios, así que sería complicado. Lo importante es comprender que hay dos poblaciones. Digamos que me gustaría que sea estilizada, de una línea muy sencilla. La historia es muy actual y el fanatismo religioso es algo que me afecta. A través del teatro quiero comunicar mi punto de vista, y hay que ser impactante para llegar al público. Me gustaría hacer el vestuario con materiales nuevos, trajes de colores que ilustren los grupos, las situaciones y los sentimientos. La dirección de cantantes debe ser más cinematográfica.

¿Qué influencias tiene esta producción?
La escenografía está inspirada en obras de Giovanni Piranesi, como escaleras y grandes arcos, donde pasa toda la acción.