04 marzo 2014

"Príncipe Igor", una producción a la altura de la gran ópera rusa

Fotos: The Metropolitan Opera

Por Gonzalo Tello (Ópera Perú) 

Como siempre tenemos el privilegio de poder ver obras poco frecuentes gracias a las transmisiones del Met en cines. Esta vez le tocó el turno a una obra conocida en Rusia pero poco difundida por el mundo. "Príncipe Igor” de Alexander Borodin. Sería injusto decir que esta es una obra solo de Borodin, ya que, seamos francos, este excelente músico lo era de manera esporádica, ya que su profesión era la de alquimista. Reconocido en ese campo, en sus tiempos libres se dedicaba a la composición y de manera muy irregular. Sus obras las componía durante un largo tiempo, y esta, su opus mas grande, le tomó 18 años. Fallece de un ataque y no deja mas que bocetos y escenas incongruentes ni orquestadas.



Sería justo decir que esta obra es una cooperación entre Borodin, Rimski-Korsakov y Glazunov, compositores que a la muerte de Borodin, se dedicaron a construir la obra. Es por ello que no existe una versión definitiva, y constantemente se revisan apuntes del compositor original que difieren mucho del trabajo que realizaron sus continuadores.


Borodin se inspiró en esta historia luego de la recomendación de un crítico de la época, escribiendo el mismo el guión. Pero su continuo trabajo en otros rubros lo hicieron ser irregular con el avance de esta, con frecuentes cambios y bocetos aislados. La épica historia narra la vida del príncipe Igor, el cual lleva a la masacre al ejercito ruso y su tierra conquistada por los polovtsianos. La obra es un ejemplo del orgullo y patriotismo ruso, llena de vigor y mensajes inspiradores y patrióticos.

La versión que mas se conoce y se toma como referencial tiene una bella obertura de diez minutos que contiene los temas principales de la obra. Continúa con un prólogo y cuatro actos, generalmente con el acto polovtsiano como segundo acto.


Por suerte la versión del Met ha sido revisada. Dmitri Tcherniakov, reconocido director de escena a nivel mundial, también es musicólogo, y experto en esta obra. A través de todo un trabajo de investigación apoyado por un equipo de musicólogos rusos, han creado una versión que trata de hacerle justicia en el mayor grado a la inspiración del autor original, Borodin. Cambiando de orden escenas e incluyendo música que incluso los mismos colaboradores no conocían. Se omite la obertura, se incluye un aria para Igor y se invierten los actos 1 y 2. En esta versión Tcherniakov explota mucho mas el lado psicológico del personaje de Igor, contrariamente a la versión regular, en que la ópera exploraba mas la situación política y a los diversos personajes de manera mas superficial.


Ildar Abdrazakov es el gran bajo barítono de nuestra época. Sigue demostrando un completo dominio escénico y una proyección vocal poderosa. Voz totalmente colocada, técnica impecable y mucho sentimiento en el personaje. Otra que se lleva las palmas es la debutante en el Met, la soprano Oksana Dyka en el rol de la esposa Yaroslavna. El barítono Mikhail Petrenko da una excelente interpretación del príncipe usurpador Galitsky. La mezzosoprano Anita Rachvelishvili destaca con una bellísima voz en el etéreo rol de la polovtsiana Konchakovna, y también excelente el tenor Sergey Semishkur, quien arrancó aplausos en más de una ocasión. El excelente bajo Stefan Kocán es el Khan Konchak, líder polovtsiano, también en una breve pero impecable performance.

Tcherniakov mezcla realidad con alucinación y fantasía en esta producción que presenta efectos especiales y combina tomas audiovisuales que recuerdan las películas de Einsenstein y los clásicos rusos del cine mudo. Los vestuarios mezclan distintas épocas. Su versión resulta convincente y poderosa, ya que le saca provecho y vuelve actual un guión que por su patriotismo y romanticismo podría caer en el cliché si la producción no está a la altura.

Vale la pena ver esta obra que muy rara vez podremos tener la oportunidad de apreciar, sobre todo con un elenco eslavo de primer orden y con un esfuerzo descomunal del Coro y orquesta del Met, dirigida por Gianandrea Noseda, que ofrecen una epopeya de aquellas que quisiéramos ver en el mismo teatro.


“Príncipe Igor” de Borodin se repite este miércoles a las 7 pm en UVK Larcomar y las entradas se venden en la boletería del cine. Vayan a verla.