26 octubre 2016

Comentarios: Voces para el futuro


Concurso Nacional de Canto Lírico de Radio Filarmonía. Quinta edición.
Por Gonzalo Tello
Iniciar una carrera para un músico es una tarea ardua que implica mucho entusiasmo, pasión y dedicación. La suerte muchas veces es determinante en el éxito o fracaso de una carrera, pero la perseverancia es clave para el desarrollo y saber mejorar, en base a consejos y enseñanzas, es un deber.
Los concursos en los cuales se demuestran las capacidades son muy importantes, no solo por el hecho de ganarlos, sino por la experiencia que dejan en el proceso de un artista para desarrollarse.
Por eso, en este marco, el Concurso Nacional de Radio Filarmonía presenta una oportunidad atractiva a los jóvenes cantantes de nuestro país en proceso de aprendizaje para mostrar al medio local e internacional su talento y condiciones, y así lograr una oportunidad en un medio tan complicado y poco desarrollado como este.  
Hace unos días se realizó la Quinta Edición de este joven Festival, y fue inevitable recordar que sobre ese mismo escenario del auditorio Ccori Wasi, vimos saltar de alegría al tenor Dempsey Rivera, quien ganó el primer año. De una voz privilegiada, Dempsey no solo logró llegar a Italia y lograr reconocimiento también en nuestro país, también con su sencillez y carisma dejó huella imborrable en quien lo conoció y su partida tras una penosa enfermedad nos llena de pena y frustración. 
En esta edición, en el que el nivel de los finalistas es de destacar, vimos a cantantes que participaron en años pasados y que finalmente su esfuerzo y dedicación se reflejó ganando los primeros premios. Hablamos de la soprano Helen Yulissa Paulino, quien a los 18 años recién cumplidos posee un instrumento de gran tamaño, voz privilegiada y excelente oído y sentido musical. en este concierto interpretó complejas arias de Tosca, La bohème, La Wally, entre otras del repertorio verista. La oportunidad de viajar a Italia y ver el trabajo que se realiza junto a Juan Diego Flórez, así como en el Festival de Pésaro, la ayudará enormemente, pues ese primer premio es una oportunidad soñada para miles de jóvenes cantantes. Otro nombre que volvió a probar suerte en este concurso es el tenor Oscar Oré. El hace poco fue uno de los que trabajó con Renée Fleming en la clase maestra que dio en Lima y ella se llevó una grata impresión con su interpretación del aria del Príncipe Ramiro en “La cenerentola” de Rossini. Oré demostró no solo la calidad de su voz, especialmente los agudos, sino que hay una mejora importante y diferencia sustancial, para mejor, de cuando lo escuchamos el año pasado. El se llevó el segundo premio y probará suerte con clases maestras y experiencias en Chile.
El resto de participantes se llevó premios en efectivo, clases maestras y menciones honrosas, pero sobretodo la experiencia que le servirá de mucho en su carrera.
(Publicado en Luces del diario El Comercio el martes 25 de octubre de 2016).