31 marzo 2008

Rigoletto Update 3

...SOBRE EL VESTUARIO Y LOS ESCENARIOS

Mas luces se ciernen sobre este Rigoletto, que fue emoción para unos, pero para los críticos como uno, fue casi una pesadilla, pues no se tenia nada, absolutamente nada claro. En un país acostumbrado a no tener espectaculos culturales de este tipo, mucho menos ópera de alta clase, tampoco es costumbre hacer todo un estudio de marketing y prensa adecuado como se hace en las grandes ciudades.

Según los artículos de prensa, Massimo Gasparon, el director de escena italiano que dirige la ópera, también preparaba el escenarios y vestuario. Pues bien, resulta que el no es el único protagonista en esa producción, pues otro nombre entra a tallar: Emilio Montero fue el creador de los excelentes vestuarios para esta producción.




Según publica hoy el Diario El Comercio, Montero ya había producido el vestuario para ópera y zarzuela anteriormente, por lo que fue invitado esta vez para formar parte del equipo que dió vida a "Rigoletto". Según el artículo, Montero siguió paso a paso el diseño del vestuario comunicándose con Gasparon, quien era el que tenñia los diseños y la concepción de la obra ya pensada, lo que facilitó el trabajo de Montero. El resultado, un vestuario vistoso, povocativo y exhuberante digno de cualquier producción de Zefirelli. Definitivamente uno de los protagonistas del éxito de esta obra.


Lo que puedo decir de aquí, es que si bien, el diseño del vestuario tiene la marca del director Gasparón, nuestro diseñador peruano tiene un tremendo mérito, pues con profesionalismo, y conocimiento de su trabajo en las tablas, logró imprimir personalidad en esos vestuarios que sorprendieron, y resaltaron a pesar de la pésima dirección escénica y paupérrima escenografía de Gasparón. Recuerdo inevitable de nuestras temporadas habituales de Prolírica.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

hoy fui al callao a ver rigoletto
LO MEJOR: lo que mas me agrado fue "gilda mia gilda e morta ah la maledizioooooneee" bello timbre y gran potencia del baritono que me parecio fue de menos a mas. Un final brillante.
EL DESASTRE: En el final del segundo acto (ese bello duo con gilda) ocurrio lo menos esperado la soprano no pudo llegar a la nota aguda final. atroz. espantoso. no puede ser que JDF cante con una soprano de esa calidad, que error tan grosero. dicen que fue su debut con ese papel. yo me pregunto JDF canta con debutantes de ese nivel? no dio la talla, ese error es imperdonable puesto que se trata de una puesta de nivel mundial o no? que decepcion por esa gilda que nos trajeron.
ESCENOGRAFIA BURDA: el tercer acto se da en el palacio y el cuarto en la taberna-casa de sparafucile. ¿saben que hicieron para pasar de la escenografia de un salon de la corte (lleno de numerosas y excesivas columnas altas) a la casa y taberna de sparafucile?Taparon burdamente las columnas con paneles de color negro queriendo "desaparecerlas visualmente" y asi pasar a la escenografia del cuarto acto, la casa taberna de sparafucile. Cuyo segundo piso resulto demasiado alto, desproporcionado para ser una taberna. Claro, quedo muy alto porque usaron la misma escenografia del palacio. ¿Por que?¿Falto presupuesto?
NUESTRO JUAN DIEGO estuvo bien, muy bien, brillante en algunas arias. que pianisimo tan sentido en una aria del segundo acto. empero tengo la sensacion de que en otras partes del mundo sera apoteosico.
NOTANECDOTA: La vez que vi a JDF en la hija del regimiento en el teatro segura no me conmovio. meses mas tarde en una revista española dijo que canto medio enfermo esas puestas de la hija del regimiento en peru.

el salmón

Felipe dijo...

Pregunta para el salmon:

Me parecio que, segun un comentario anterior (en CBox) que hiciste, no tenias entrada para Rigoletto.
Si no es indiscrecion, como la conseguiste?
Yo lo intente por todos los medios pero no consegui ninguna...

Gonzalo Tello dijo...

mas que puesta de nivel mundial, es una puesta de laboratorio. 1. la soprano es representada por Palacio, asi como JDF, y tmb merece oportunidades, y que mejor que su representante tenga un pais dond pueda presentarla sin riesgo a quemarse. Lo mismo hizo con Ermonela Jaho, soprano que canto en Lima Semiramide. Ahora esta en Londres cantando Traviata junto con Netrebko. Sobre los agudos, yo la vi haciendolos perfectamente. Que pena q no haya podido llegar a las notas, pero eso a veces pasa. Ni modo, resignarnos cuando pase en nuestra funcion.

Anónimo dijo...

Bueno, yo estuve en la función del dia de ayer, que puedo decir,
Sin lugar a apasionamientos doy mi punto de vista.

PUESTA EN ESCENA: muy buena, no tiene nada que envidiar a cualquier
Puesta de fuera pero tampoco puedo ser tan mesquino de compararla
con las puestas de Prolirica…
Es verdad que no es una maravilla, pues tenemos que tener en cuenta
que no tenemos Teatros con una tecnología que nos permita hacer grandes
cambios de escena, eso es muy independiente a tener alto o bajo presupuesto.
Pero la calidad con la que ha sido concebida es de muy alto nivel.
en general muy buena producción.

DIRECCION ESCENICA: Para mi gusto el movimiento escénico si tengo
que decir que estuvo muy “escolástico” muchos momentos del coro sobre todo
muy estáticos en escena. En general los cantantes solistas en papeles chicos y protagónicos tuvieron un movimiento escénico bueno.

DIRECCION MUSICAL: La dirección del maestro Mariotti fue correcta y muy
pulcra. Quizá algunos tiempos de la orquesta demasiado rápidos y otros lentos si comparamos con versiones discográficas de otros directores…. Pero en General logro
un sonido homogéneo y limpio. La Orquesta formada por profesores de la Sinfónica
estuve en un nivel bueno. El sonido por momentos si debo decir que le faltaba algo
de sutilezas pero…
Es evidente que en nuestro medio se lucha con la falta de teatros adecuados para espectáculos líricos como la Opera o la Zarzuela, puesto que
el teatro granda si bien se escucha bien, para el sonido de las butacas de mezanine, el sonido llega por momentos un poco sordo.

VESTUARIO: Muy bien logrado, muy bello y de buen ver.

ILUMINACION: Me parece que demasiado oscura para mí gusto.

SOLISTAS NACIONALES: Es evidente que son roles muy pequeños, en los cuales
no demuestran ante los ojos del común, las virtudes de sus capacidades vocales e interpretativas, pero tengo que mencionar el Borsa de José Marino, que se le escucho
muy bien y se paro bien en escena, igualmente el Marulo de Xabier Fernández que escénicamente estuvo ala altura. Los demás roles cumplieron aunque hubo desajustes para mi gusto en cuanto alas voces requeridas para estos roles…

ELENCO PROTAGONICO: Sin Lugar a dudas el triunfador de la noche fue el gran barítono Robero Frontalli, que supo administrar su voz hasta llegar a una performance
muy brillante, su voz quizá es algo áspera en algunos pasajes, pero su entrega y ese excelente fraseo y musicalidad, logran conmover al público de las butacas.
Su momento más alto, el dúo con Gilda, el aria de Cortigiani, vil razza del acto 2, con una entrega y un fraseo conmovedor, y el dueto final de la obra.
La soprano Alesandra Marianelli, tenemos que tener en cuenta que es una chica de 22 años y debutante en el rol. Voz calida y muy bella, su Gilda fue muy expresiva, su momento más alto fue el aria Caro Nome, con bellas notas y un bonito fraseo, se le noto muy nerviosa en otros momentos. No puedo ser tan injusto de quitarle cosas positivas simplemente porque ajusto y desafino una nota en el dueto del segundo acto con el barítono, nota que además no esta escrita. Es aun el ímpetu de la juventud, pero ella tiene todas las condiciones para llegar a ser una gran cantante pues posee carisma, bella voz y interpretativamente mucha intuición, tuvo momentos muy bellos, otros fríos .el tenor Juan diego Flores, posee una musicalidad excelente, una técnica de primera y canta con un fraseo muy fino, Quizá para mi gusto no es la voz adecuada para el rol teniendo en cuenta ojo.. que no lo comparo con Domingo, Villazon, Álvarez o Pavarotti, pues es ilógico. Mas bien lo tengo que comparar con tenores como Kraus , Wunderlich , que son en este caso los mas cercanos a el , es decir un tenor lírico ligero asumiendo un rol Verdiano como es el Ducca . Tuvo momentos muy bellos sobre todo en el aria Parmi veder le lacrime, y lo mas brillante sin lugar a dudas es su La Donna è Mobile, Pero tengo que comentar que en muchos pasajes sobre todo en el Questa o quella, el dueto con Gilda, la cabaleta, el cuarteto, pues es natural que su voz no se adecua a este rol, dejando eso de lado, hizo un Ducca con un fraseo exquisito, un legato y un canto de primera calidad. Pero repito
no posee aun el timbre adecuado para el Ducca, resultado de esto es que en muchos momentos se le escucha muy bajo y por debajo de la presencia de Rigoleto o de Gilda.
El Bajo Carlo Malinverno muy notable en el primer dueto con Rigoleto , con una voz de bajo bella y rica en color , mas bien no tan brillante en el acto 3.
La mezzo Peruana Josefina Brivio cumplió a cabalidad el rol de Magdalena igualmente
para mi gusto personal es una voz muy pequeña para un rol que casi es el de una contralto, pero musicalmente hizo una magdalena muy buena. Y vocalmente tuvo momentos muy buenos.

Veremos que sucede con la siguiente función… esta es mi humilde opinión

Anónimo dijo...

Felipe: yo tambien intente por todos los medios y al ultimo momento milagrosamente encontre una entrada.
Gonzalo: como me voy a resignar porque esa soprano no haya podido llegar a un agudo importantisimo en la obra (puesto que ese duo es el mas bello de todo rigoletto), es mas ese desliz hizo que el baritono obvie su agudo en ese instante. fue un final del segudno acto desastrozo y por otro lado no entiendo al publico yo creo que deberiamos fomentar a que el publico sea un poco mas exigente o menos complaciente y pues cuando sucedan cosas como esta no deberiamos aplaudir ni pifiar (aunque confieso que yo si lo haria, lo hice) sino callar, el silencio seria una buena respuesta de un publico que se hace respetar.

el salm�n

Anónimo dijo...

Acaba de salir una critica en el diario El Comercio... se las paso.

EL COMERCIO PERU

CRÍTICA DE MÚSICA
Ópera grande en el Callao de Granda
Por José Quezada Macchiavello


La decisión del Gobierno Regional del Callao, en alianza con Romanza y Amigos Peruanos de la Ópera, plasmada en la producción del Primer Festival Internacional de Ópera Alejandro Granda del Callao, es digna de los mayores elogios, ya que además de los logros artísticos contribuye a descentralizar la difusión de la música en nuestro medio, donde, salvo excepciones, se concentra en pocos distritos limeños.


Tanto en el Callao como en el balneario de La Punta residía una extensa colonia italiana desde la segunda mitad del siglo XIX. Era época de efervescencia política en Italia, en plena gesta por la unidad nacional. Y al lado de Garibaldi o Cavour estaba la figura grandiosa de Giuseppe Verdi sentando a través de su arte las bases sentimentales de esa unidad ansiada por siglos por los italianos. Sus óperas se montaron en el Perú a pocos años de sus estrenos absolutos en Italia.


Si para quienes descendemos de italianos en aún cercanas generaciones la ópera es un ancla poderosa y sentimental con una tradición, me imagino que para los italianos emigrantes del siglo XIX las frases emotivas de la música de Verdi y sus textos exaltados que rememoraban a veces la patria perdida y distante tenían un poder singular de cohesión. Justamente las óperas de Verdi están siempre llenas de mensajes patrióticos. Recordemos por ejemplo cómo en "Rigoletto", que es precisamente del mismo año en que Garibaldi anduvo por el Perú, 1851, el bufón recuerda que lo que lo sustenta es la patria, la familia y el culto.


El festival es un merecido homenaje para Alejandro Granda, y es más interesante aun que involucre a un tenor que está siendo reconocido en el mundo y en su tierra, como es Juan Diego Flórez, a quien es un privilegio apreciar en la plenitud de su carrera en ascenso.


Justamente, el teatro municipal Alejandro Granda Relayza del Callao luce impecable en su presentación, posee un foso cómodo, un buen escenario y un aforo si bien no muy extenso bastante aceptable. Hay que mejorar la mezzanine, que tiene diseño de cine. Quizá retirar algo de alfombras, ya que en las primeras filas de esa zona se escucha muy velado el sonido. Por otro lado, el trajín de personas que llegan tarde a la mezzanine es detestable. En la platea la acústica es mucho mejor.


En este montaje inaugural del festival, Juan Diego Flórez estuvo cerca de la altura de su prestigio ostentando sus estupendas cualidades vocales, hermosa voz y técnica, así como su muy buena capacidad actoral. El rol del Duca di Mantova, sin embargo, no parece lo más adecuado para este notable tenor peruano, aunque esto no significa en absoluto que haya estado ausente el buen resultado y el nivel que Juan Diego Flórez ha evidenciado en todo el mundo. Pero Flórez no debería arriesgar en aquello donde no remonta las cimas insuperables a las que ha accedido con las óperas de Rossini o de los bel-cantistas anteriores a Verdi. Para qué tentar títulos donde aunque está bien, hay quienes están mejor. En "Rigoletto" la densidad orquestal en ciertos momentos, particularmente en los conjuntos como el dúo con la soprano en el primer acto, sobreexigen en potencia a nuestro tenor, al menos demandan un cuidado en el balance percibido por el director de orquesta. A partir del segundo acto estuvo más cómodo y empezó a dar lo mejor de sí.


El grandioso cuarteto del último acto fue quizás uno de los momentos mejor logrados. La voz de Flórez estuvo estupenda guiando ese conjunto que fue, por primera vez en la historia del teatro, un milagro en el arte escénico con cuatro textos, cuatro 'frenias' que fluyen simultáneamente en un contrapunto que las transparenta excepcionalmente.


El "Rigoletto" del barítono Roberto Frontali fue estupendo en todo orden: dúctil y poderoso, con la gama de colores y expresiones justas para este rol, que es insuperable por su dramatismo, y las transformaciones de carácter y sentimiento que Verdi logra en apenas unos pocos compases.


Estupenda la Gilda de la joven soprano Alessandra Marianelli, quien, no obstante su juventud, posee un extenso repertorio y se ha situado en una expectante posición en el ámbito internacional, en mérito a su excelente preparación y a sus brillantes dotes vocales y escénicas. El Sparafucile del también aún joven bajo Carlo Malinverno fue igualmente notable vocal y escénicamente. La mezzosoprano peruana Josefina Brivio ofreció una Maddalena convincente, concordante con el alto nivel de las primeras figuras. Todos los roles secundarios y primarios alcanzaron un nivel estándar, así como el coro preparado por Andrés Santa María.


La orquesta, dirigida por Michele Mariotti, estuvo precisa en lo referente a 'tempo' y oportunidad de entradas, aunque en ciertos pasajes se descontrolaba un poco en la dinámica y el balance y se descuidaron los finales de frase. La Regie de Máximo Gasparon, sobria, acertada en los colores y la iluminación en armonía con el escenario. Hay que destacar que el vestuario, muy bueno y suntuoso sin exageraciones, fue realizado en Lima.


Esta primera jornada operística en el Callao alcanza un alto nivel y, cuidando más detalles en el futuro, se puede situar el festival en un estándar internacional y remarcar el prestigio que tanto Alejandro Granda como el Callao y nuestra urbe en general merecen.