20 octubre 2014

El Met estrena "Klinghoffer" a pesar de protestas de comunidad judía

ENO
Por Gonzalo Tello (Ópera Perú).- The Metropolitan Opera estrena una brillante producción de "The death of Klinghoffer" (La muerte de Kilinghoffer), ópera del compositor americano John Adams.
Esta ópera es considerada su trabajo mas inspirado, y se basa en un hecho real adaptado por la libretista Alice Goodman, el cual fue la toma de rehenes en el crucero Achille Lauro en el Mediterráneo en 1985, por un grupo de la OLP, movimiento por la Liberación de Palestina. En ese evento fue asesinado el pasajero judío-americano Leon Klinghoffer, quien estaba en silla de ruedas. El fue baleado y tirado al mar. Esta ópera, dirigida por Peter Sellars, fue estrenada en Bruselas, Viena y Lyon en 1991 y en Nueva York al poco tiempo, recibiendo protestas del público y críticas contenidas.

Sigue a Ópera Perú en Facebook y Twitter.
El Met anunció que estrenaría esta ópera en esta temporada. Su relación con Adams es estrecha y ya ha estrenado otras óperas suyas como "Doctor Atomic" en 2008, y "Nixon en China" en 2012, que además fueron transmitidas a cines y por radio a nivel mundial.
ENO
Sin embargo, "Klinghoffer" ha despertado críticas aireadas de grupos radicales que la consideran antisemita, y que exalta el odio a los judíos. Además,  expone en un mismo nivel a judiós y palestinos, en que no son ni culpables ni inocentes. Algo impensable en estas comunidades, que condenan a los palestinos categóricamente.
Como dice el reputado crítico Fred Plotkin en un artículo, ninguno de los que protestaron en la Gala Inaugural del Met en setiembre pasado sabía que ese día se ponía otra ópera. Peor aún, ni siquiera la habían visto y sabían vagamente de qué se trataba. Lo mas destacado de esta protesta es que, el Met está presentando otras óperas, como "Macbeth" (sobre un asesino en serie que canta arias gloriosas), Le nozze di Figaro (sobre una clase proletaria que reclama sus derechos básicos), y Los maestros cantores de Nürnberg (escrita por un antisemita que demonizó a los judíos en artículos y libros). Sobre ninguna de estas se protesta, sólo sobre Klnghoffer.
En el estreno de este lunes 20 se esperan mas protestas, en las que incluso el ex-alcalde de Nueva York, Rudy Giuliani, participaría.
El mismo John Adams ha dicho que su ópera no tiene nada de antisemita ni promueve la violencia. Mas bien, condena el asesinato de este personaje y no realza a sus asesinos. Sin embargo, contiene pasajes en que ambos bandos, judíos y palestinos, cantan sobre la opresión que sufren.
Sin embargo, hay organizaciones y grupos que se oponen radicalmente a que se exhiban este tipo de obras. Sin ningún reparo se pretende censurar al arte en todas sus formas, siempre que se considere, asi sea ciegamente, que se ataca la imagen de los judíos de cualquier forma.
Existen grupos organizados como la Liga Antidifamación (ADL) que expuso sus argumentos y conversó varias veces con Peter Gelb, director del Met. El accedió a quitar de la programación de transmisiones en HD esta ópera (fue cambiada por "El barbero de Sevilla" de Rossini), para evitar "levantar odios antisemitas en tiempos tan convulsos como estos". No sólo eso, esta ópera no será transmitida de ninguna forma, ni por internet, ni por sus transmisiones radiales como hubiera sido lógico a una nueva producción de una gran obra como esta.
La condena contra Gelb y el Met es mundial por haber cedido a la censura de una obra de arte. Tanto del compositor, como de críticos y público de todo el mundo, al cual se le impone la censura y la libre elección de poder acceder a esta ópera.
La censura en la ópera ha existido desde siempre. Era lógico que en Reinos y Principados, las autoridades censuraran obras que creyeran, resultaban incómodas al Régimen del momento. Incluso en países invadidos por otros, cualquier acto de rebeldía era oprimido, por lo cual los compositores hacían de las suyas para presentar sus obras y crear sentimientos patrióticos en el pueblo (el Coro "Va Pensiero" de Verdi, o "Finlandia" de Sibelius, son claros ejemplos). A muchas óperas que conocemos hoy se les cambió el nombre o los personajes para poder ser representadas, eran otros tiempos. Hoy lo que mas valora el mundo occidental es la libertad de expresión, y censuras de este tipo se hacen inadmisibles.
Lo cierto es que "La muerte de Klinghoffer" es una obra excelente, y es una producción que nos hubiera hecho discutir sobre el tema. Lamentablemente y bajo presión de estos grupos radicales, nos privamos de ver, escuchar y poder discutir un tema actual que nos hubiera ayudado a comprender mejor de qué se trata. Ese es precisamente el objetivo de las artes, la libre discusión de temas actuales, y censurarlo siempre será un acto condenable.
"La muerte de Klinghoffer" será presentada en el Met entre el 20 de octubre y el 15 de noviembre. Si está por Nueva York en estas fechas se la recomiendo, además que los precios de las entradas son asequibles.
Veamos un trailer de "La muerte de Klinghoffer" preparado por el Met.