25 febrero 2011

Juan Diego Flórez en Bogotá y su pronto regreso a Lima


CRÓNICA. Juan Diego Flórez, Andanzas de un tenor en Bogotá

EL COMERCIO ESTUVO CON JUAN DIEGO FLÓREZ EN SU EXITOSO PASO POR LA CAPITAL COLOMBIANA. EL TENOR, QUE SERÁ PADRE EN ABRIL, VENDRÁ A LIMA EN MAYO PARA PRESENTAR “EL BARBERO DE SEVILLA” Y LANZAR SU PROYECTO DE ORQUESTAS JUVENILES

Por: Carlo Trivelli Enviado Especial
Jueves 24 de Febrero del 2011


BOGOTÁ. Hay una leyenda urbana que circula en Bogotá. Se dice que, hace dos años, Juan Diego Flórez estuvo de incógnito en la ciudad y que allí compró una casaca de cuero que luego utilizaría en una de sus presentaciones en el Metropolitan Opera House de Nueva York. Mientras esperamos a que sirvan los platos en una mesa de la repleta sucursal de la cebichería La Mar en Bogotá, eso es lo que nos cuenta Camila Botero, nieta del artista colombiano y asistente de la Dirección General de la Ópera de Colombia, entidad que invitó a Juan Diego para celebrar sus 35 años de existencia.

No es cierta, por supuesto. Esta es la primera vez que Juan Diego está en Colombia. Recordando que estuvo también por primera vez en Chile el año pasado, el tenor dice, contento: “Es muy bueno por fin poder presentarme en mi continente”.

Algunos minutos antes, mientras viajábamos del hotel hacia el restaurante, Juan Diego hablaba con ilusión acerca de su próxima presentación en Lima, como miembro estelar del elenco que interpretará “El barbero de Sevilla” en el Teatro Municipal de Lima. “Me acuerdo haber actuado en el Municipal, como parte del coro, en algunas de las producciones de Prolírica, a inicios de los noventa”, dice. Más ilusionado se lo ve cuando confiesa estar chocho por el hecho de convertirse en padre ahora en abril.

GRANDES ASPIRACIONES
Pero lo que más le interesa, al menos para los propósitos de la entrevista, es dejar en claro la importancia del proyecto de una red de orquestas juveniles e infantiles que promueve en el Perú. Y no es la pasión por la música lo que lo lleva a embarcarse en esta aventura, sino su compromiso con el país. “La gente tiene que entender que este no es un proyecto musical [...] es un proyecto social que tiene en la música, en esa capacidad transformadora de la música, su fuerza. Hace poco vi un documental sobre la experiencia venezolana, y mostraba a un muchacho de escasos recursos que, gracias al programa, y a diferencia de sus hermanos, que caían en la droga y en la violencia de las pandillas, encontraba una manera de salir adelante y de sentirse orgulloso de sí mismo. Ese es el espíritu del proyecto”, cuenta con emoción.

El chef Diego Oka, encargado del primer local de La Mar y luego de las sucursales de México, San Francisco y, ahora, Bogotá, se acerca a la mesa, saluda efusivamente al tenor y promete elegir él mismo los platos para el almuerzo. Poco más tarde, entre tacu tacus de mariscos y tiraditos nikkéi, nos interrumpe un caballero brasileño. “Detesto interrumpir almuerzos, especialmente de celebridades, pero tengo que felicitarlo”, le dice a Juan Diego. “Hace dos semanas que mi mujer y yo estamos aquí, y cuando nos enteramos del concierto fuimos a buscar entradas y no hay sitio ni en el gallinero”, ríe. Y es cierto. Un par de semanas antes de la presentación ya se habían agotado las entradas del Teatro Municipal de Bogotá.

Luego del almuerzo, visitamos con el tenor el emblemático cerro Monserrate de la capital colombiana para hacer unas fotos. Al bajar, una reportera de televisión alcanza a Juan Diego y le solicita una entrevista. Sorprendidos, unos turistas argentinos que ven la escena lo miran y se preguntan quién es. “Míralo, con esa pinta, debe ser un galán de telenovela”, dicen, medio en broma, medio en serio.

Al día siguiente, en el ensayo previo al concierto, el maestro Alessandro Vitiello da instrucciones, entre bromas y anécdotas, a los músicos de la orquesta. El ambiente es distendido y optimista. Pero todo cambia cuando Juan Diego hace su ingreso a la sala. Los músicos se ponen serios y a los miembros del coro les brillan los ojos con admiración. Tras unos momentos, todo queda listo para la presentación. Ya lo publicamos ayer: fue una noche apoteósica, que contó con la presencia del presidente colombiano en el teatro y que terminó con sonoras ovaciones y con “La flor de la canela”, un regalo de peruanidad, con el último bis.

FESTIVAL DE ÓPERA
Juan Diego estelarizará “El barbero de Sevilla” en Lima El Festival Internacional de Opera Alejandro Granda presenta este año la “Misa de Réquiem” de Verdi y “El barbero de Sevilla” de Rossini, ambos en el Teatro Municipal de Lima, que, con estas presentaciones, reabrirá sus puertas oficialmente luego del incendio que lo consumió hace casi 13 años.

El “Réquiem” contará con solistas como Radostina Nikolaeva, Elisabetta Fiorillo, Gregory Kunde y Orlin Anastassov.

Por su parte, “El barbero de Sevilla” tendrá a Juan Diego Flórez como el conde de Almaviva, Marina Comparato como Rosina, Aris Argiris como Fígaro, Ruggero Raimondi como Don Basilio y Alfonso Antoniozzi como Don Bartolo. La dirección estará a cargo del maestro italiano Fabio Sparvoli, quien trae una producción del Teatro Municipal de Santiago de Chile.

MÁS INFORMACIÓN

RÉQUIEM DE VERDI
Fechas: 19 y 20 de abril, 7:30 p.m.

EL BARBERO DE SEVILLA
fechas: 16, 19, 22 y 25 mayo, 7:30 p.m., salvo el domingo 22, que tendrá función a las 5 p.m.

Entradas: Teleticket de Wong y Metro desde el lunes 28. Hasta el 15 de abril solo se venderán abonos para ambas obras.

Lugar: Teatro Municipal (ambas obras).