14 octubre 2008

Prolírica cierra el telón


Después de 30 años ininterrumpidos, Prolírica decide terminar su ciclo. Luis Alva, tenor director y fundador de esta compañía, y gestor de cada temporada, decide retirarse, cansado del trote que implican los viajes y las coordinaciones por temporada, por lo cual cierran un ciclo en el país.

Alva, a sus 81 años, sigue enseñando en Milán, además de ser jurado en varios concursos de canto lírico. Oficial de la República Italiana, y portador de la Orden del Sol del Perú, Alva tiene en su haber múltiples logros, como el mejor tenor ligero de su época, los años 50.

La temporada 2008 ofrece un título de ópera: “Madama Butterfly” de Puccini, así como la “Misa” de Puccini y un concierto de despedida donde participarán cantantes que apoyaron a Prolírica todos estos años.

Después de 30 años, podemos agradecerle a Alva su incansable tesón por sacar adelante la lírica en este país, ya que sin el, no hubiera sido posible ver tantos títulos durante los últimos años. Lamentablemente su ego personal y mezquindad opacan este trabajo, ya que a la vez que Lima tuvo la suerte de ver variados títulos, la falta de una estética y propuestas interesantes, que no requieren mas dinero, sino solamente algo de creatividad y empuje, hacen que la temporadas de Prolírica sean recordadas como de puestas en escena bastante carentes de dirección escénica, producción y pulcritud. Y con cantantes bastante por debajo de un nivel decente para las diferentes óperas. Lamentablemente decir ópera en Perú, durante estos últimos años, era básicamente ver producciones mediocres, para solamente ovacionar sin ninguna razón a un Alva con los brazos abiertos cada salida a escena.

Ahora existe más de una iniciativa para continuar este trabajo. Es indispensable que estas nuevas compañías tomen en cuenta los errores y aciertos de Prolírica, y, a la par con los nuevos tiempos, le den a la ópera ese carácter, no sólo de show apoteósico y grande, sino de alta calidad y estética, que al fin de cuentas, son determinantes para captar públicos nuevos que queden cautivos.

3 comentarios:

Rosella dijo...

Sr. Tello: Estoy en total desacuerdo con la crítica que realiza del Sr. Luis Alva, cuyo esfuerzo a lo largo de estos 30 años, hizo que personas como yo, que no habíamos tenido antes ningún contacto con la ópera, nos acerquemos a ella y conozcamos este bellísimo arte. Creo que por el tiempo que le ha dedicado el Sr. Alva a difundir la ópera en el Perú, merece sólo nuestro agradecimiento. Y si hay cosas que criticar de su gestión, considero que podría hacerlo con mayor respeto y altura, sin hablar por ejemplo de “ego personal” o “mezquindad”. Y sí, me incluyo entre las personas que hemos ovacionado al Sr. Alva al final de cada presentación, pero no sin ninguna razón como Ud. menciona, sino porque gracias a él, la ópera existe en este país, porque a pesar de las crisis por las que hemos pasado y la falta de apoyo a la cultura, quienes disfrutamos de este arte y no tenemos las condiciones de estar viajando a otros países a ver espectáculos de ópera, sabíamos que todos los años, sin excepción, entre setiembre y noviembre Luigi nos ofrecería una temporada, quizás no de primer nivel, quizás con muchas carencias en los peores años por lo que ha pasado el Perú, pero ópera al fin, y no es cierto que fueran todas producciones mediocres. Se me vienen a la mente títulos como Rigoletto (vista en dos versiones), La Traviata (también dos versiones), el Elíxir del Amor, Los payasos, La Hija del Regimiento, Tosca (dos versiones), La Flauta Mágica y muchas otras más que estuvieron muy bien presentadas, con cantantes que cumplieron, y en algunos casos, superaron las expectativas, y además con precios para todos los bolsillos, que es lo que hacen quienes aman la ópera, quienes quieren difundirla y no dejarla como una cosa de élite, como un encuentro de abrigos de piel. Y sobre este punto me gustaría mencionar el caso de Juan Diego Flórez, que siendo peruano, realiza muy pocos conciertos en Perú y además carísimos, incluso aquellos que podríamos considerar masivos como el que hizo con Gian Marco en el Jockey Plaza. Luciano Pavarotti, criticado absurdamente por querer llevar la ópera a las masas, vino al Perú en el 95 y la entrada más económica costó $5.
Volviendo al tema de Prolírica, y sobre su comentario de que una producción no requiere más dinero sino creatividad y empuje, por favor, los cantantes buenos cobran más, y es eso lo que finalmente vale en una ópera. El vestuario y escenario son complementos. Quien aprecia realmente la ópera podría simplemente sentarse en la última fila de la cazuela y disfrutar de la música con los ojos cerrados.
Finalmente quiero comentar que el nivel de las nuevas asociaciones que usted menciona, como Romanza, tampoco es muy alto que digamos. El año pasado Romanza presentó una versión bastante mediocre de Carmen de Bizet, con una mezzosoprano a quien apenas se le escuchaba y cuyo vestuario y actuación tampoco salían bien parados. Aún así quienes amamos la ópera vamos, disfrutamos y aplaudimos, porque es con apoyo y no crítica destructiva como avanzamos. Ojalá los peruanos entendiéramos algún día esto.
El día 11 de noviembre estaremos en el Teatro Segura para despedir a Luigi Alva, y lo ovacionaremos de pie, y aplaudiremos tanto, tanto, tanto, como si realmente creyéramos que de esta manera nunca caerá el telón, que nunca dejará el escenario, y aún así, no será suficiente para agradecer todo lo que ha hecho por la lírica en el Perú.

Kate dijo...

Sr. Tello. No comparto la misma opinión sobre el artículo. Tengo la certeza que si se puede hablar de lírica hoy es gracias al esfuerzo que puso Luis Alva durante 30 años inininterrumpidos. Creo, a modo personal, que es un mérito que hoy por hoy, ha dado sus frutos, ya que muchas personas, incluida quien escribe, hemos disfrutado de cada una de las puestas en escenas de las distintas óperas que presentó a lo largo de su trabajo como regista. En cuanto al cierre del ciclo, en mi opinión, supongo que para los amantes de la ópera esto no habrá calado muy bien, es cierto, pero como dijo el Sr. Alva, todo tiene su ciclo y bueno, tras una decisión suya, Prolirica baja el telón. Sin embargo, se debe reconocer que a pesar de todas las dificultades económicas que hubiesen existido, hemos podido presenciar presentaciones, que si bien es cierto, no han sido del todo excelsas, son, a fin de cuentas óperas, que mucha gente ha ido a ver y ha disfrutado. Entre ellas, por ejemplo, tenemos a La Bohème, Die Zauberflöte, Don Giovanni, y otros que han estado muy bien. Me cuento entre las personas que hemos ovacionado cada salida a escena de Luis Alva, mas no por tratarse de ninguna razón, sino más bien por el reconocimiento a un trabajo que, lamentablemente acá en nuestro país no recibe mucho apoyo, y aún así, pudo lograr entregar temporada tras temporada un trabajo bien logrado. Otro punto a favor sobre el trabajo de Luis Alva fue colocar la ópera a un precio accesible, y no tratarse necesariamente como una cuestión de élite. Conciertos como los de Luciano Pavarotti, Teresa Berganza o Victoria de los Ángeles han sido todo un lujo que gracias a él, pudimos tener en Lima.
En el concierto de despedida, estoy segura que se ovacionará mucho a Luis Alva, quizá no tanto a modo de despedida, sino en un gesto de agradecimiento por todo el esfuerzo que realizó por fomentar la lírica en el Perú a lo largo de todos estos años de trabajo. Y realmente se lo merece.

Gonzalo Tello dijo...

Q tal Kate. Quiza la percepcion del post llama la atencion por el parrafo de critica. Pero en relidad no estas tan en desacuerdo conmigo, ya que lo que dices tambien lo cito. Aunque mi opinion critica si va por lo que dije, obviamente no se puede dejar de reconocer la formacion de la compania y el esfuerzo dedicado, ya que una compania es todo un grupo que trabaja fuerte para sacar una empresa adelante, y se ha hecho asi por 30 anos. Mi critica se basa exclusivamente en la direccion y propuesta de varias obras, eso no desmedra en nada el trabajo de todos en la compania. De toda maneras, en este blog se pretende difundir todo tipo de intento de hacer opera en el pais, pero siempre atentos y criticos. Celebrando la calidad y citando y observando el descuido. Seria increible ver que mas gente se animara a escribir sobre esto he ir creando toda una opinion publica sobre opera que pueda ser consultada por todos los interesados y asi ir aprendiendo todos y mejorando nuestro conocimiento y exigencias. asi ganamos todos.