01 marzo 2009

Miguel Harth-Bedoya: Entre "La Boheme" y los sinfonistas peruanos


El peruano Miguel Harth-Bedoya dirige estos días desde el podio una nueva producción de "La Bohème" en la English National Opera londinense, pero piensa ya en las obras de algunos de sus compatriotas que interpretará próximamente en Madrid.

Harth-Bedoya, que a sus cuarenta años se niega a que se le siga calificando de "joven director", participará en el ciclo sobre "Poder, Guerra y Paz" programado en el Auditorio Nacional.

Allí interpretará, junto a la obertura de Coriolano, de Beethoven, un concierto para violonchelo de Dvorak,dos composiciones sinfónicas peruanas: "Elegía", de José María Valle Riestra, uno de los pocos sinfonistas posrománticos peruanos, y "Junín y Ayacucho", de Enrique Iturriaga, músico que acaba de cumplir los noventa.

La primera, según explica el músico a EFE, data de 1905 y es un homenaje a las víctimas de la Guerra del Pacífico entre Perú, Chile y Bolivia, mientras que la segunda conmemora las dos famosas batallas de la independencia del Perú que le tan título y se estrenó en 1974 con motivo del 150 aniversario de aquellas gestas.

Harth-Bedoya se dice especialmente interesado en el repertorio sinfónico de Sudamérica y señala que lleva trabajando mucho tiempo en su investigación y grabación con la Sinfónica de Fort Worth (Texas), de la que es director musical, proyecto que ha bautizado como "Los Caminos del Inca" (www.caminosdelinka.net).

"Son obras con las que crecí. Muchas veces han caído en mis manos manuscritos ilegibles o sin material de orquesta, y había que crear la infraestructura para que fueran legibles y ejecutables", señala el músico.

"Los Caminos del Inca unen a seis países. Son músicas paralelas a las de compositores europeos como Mozart, Brahms y Tchaikovsky", agrega.

Harth-Bedoya recuerda que en la época prehispánica, la música no se anotaba -algo que tiene que ver con que el quechua y el aymara tampoco se escribía-, pero cuando llegaron las españoles, sobre todo las órdenes religiosas, se dedicaron a transcribir y copiar la música que se escuchaba de la misma forma que anotaban el quechua.

El ejemplo más claro, dice, es el de Baltasar Martínez de Compañón, obispo de Trujillo, que escribió en 1783/85 el llamado "Codex Trujillo", que se conserva en la Biblioteca del Palacio Real de Madrid, un voluminoso libro compuesto por acuarelas, dibujos, mapas y anotaciones musicales.

Otra obra importante es "El Cóndor Pasa", compuesta por el musicólogo Daniel Alomía Robles en 1913. Alomía se dedicó a trabajos de etnomusicología antes que los húngaros Bela Bartók y Zoltán Kodály y sin los instrumentos de grabación de que éstos disponían.

"En "El Cóndor Pasa", Alomía utilizó lo que él mismo describe como melodías de tradición oral, escuchadas en distintos lugares. Es música anterior a la llegada de los españoles", señala el director.

Harth-Bedoya dice que los trabajos del español Jordi Savall, que ha rescatado también partituras antiguas, le han "servido de pista". "Hace poco me llegó un manuscrito de "Scherzo sobre aires tropicales" del colombiano Santos Cifuentes, compuesta en los años noventa del siglo XIX, paralelamente a lo último de Tchaikovski.

Es una obra orquestada con maracas, castañuelas, ritmo de pasillo, joropo...", explica el músico, quien dice que va a grabarlo con la Sinfónica de Fort Worth. Sobre la ópera que dirige ahora en Londres, "La Boheme", de Puccini, Harth-Bedoya explica que su mayor desafío es el hecho de que se cante en inglés, pues los "tempos no pueden ser los mismos que en italiano y las palabras tienen más choques de consonantes".

Pero es una experiencia que en cualquier caso le ha "fascinado", sobre todo por la posibilidad de trabajar con el veterano director escénico Jonathan Miller, "que tiene un nivel altísimo".

Sobre sus planes, dice que dirigirá en Cincinnati "Ainadamar" de Osvaldo Golijov, hará en 2011 "El Barbero de Sevilla" en Lima con su compatriota, Juan Diego Flórez, con quien grabó ya el disco "Sentimiento Latino", pero también actuará en La Haya, Ginebra, Galicia, Nueva York y hará una gira en 1911 por las capitales escandinavas.

El director peruano explica, por otro lado, que le gustaría estrenar alguna nueva ópera y señala que, del repertorio existente, le encanta el verismo: "Estoy buscando hacer la obra Bohème, la de Leoncavallo", afirma. -

Fuente: EFE