06 marzo 2009

Madama Butterfly en funcion Memorable


Este sábado veremos la archiconocida ópera de Giacomo Puccini “Madama Butterfly”. Tan conocida y de las más populares, que no es nada raro que se hayan agotado las entradas hace más de un mes.

Esta producción es de Anthony Minghella, director de cine que murió hace poco. Esta fue la primera ópera en ser transmitida en vivo, el día de su estreno en las pantallas del Lincoln Center y de Times Square en 2006, cuando empezó este gran proyecto. Ahora por fin, el mundo podrá verla.

Si bien Cristina Gallardo-Domas estaba programada, ahora veremos a Patricia Racette, soprano americana que le hace buena justicia al papel, y lo interpreta alrededor del mundo con muy buenas criticas. He visto a Racette antes y puedo decir que será una gran experiencia verla este sábado, pues su voz tiene un gran carácter lírico, cuerpo y terciopelo que definitivamente impactara en los fanáticos a este culebron pucciniano.

Junto a ella el grandísimo Marcello Giordani. A este ya lo vimos en noviembre en “La Damnation de Faust” y ahora lo vemos como Pinkerton. Giordani es un favorito del Met y una extraordinaria voz, quizás subvalorada en fama. Es uno de los pocos tenores que han cantado dos grandes papeles el mismo día. El año pasado el cantaba “La Damnation…” en una matinée de sábado, y tuvo que reemplazar a Roberto Alagna en “Butterfly” esa noche, así que tuvo solo pocas horas para descansar. Roberto Alagna había tenido que reemplazar a otro colega en “Aída” el día anterior.

Seguro que los que estemos este sábado en el cine disfrutaremos una gran función. 

1 comentario:

Hugo Valdivia dijo...

Una decepcionante Butteerfly de la Racette...una voz incapaz de mantener un minimo de nivel durante la función.
Summers un director sólo, y con suerte, rutinario, sin ningún aporte a la partitura, sólo recordando lo tediosa que puede ser esta ópera.
Naturalmente, siendo un productor del Met, nada de esto importa si açla producción la firma algun nombre conocido en una suerte de crossover.
Hay que dejar de endiosar este teatro y ponerle más atención a la seriedad de teatros europeos que con menos recursos , a menos, se permiten hacer una propuesta que sirva para discutir luego de la cena post-función.
La Rcette y Summers, después de esta Butterfly, deja al público sin cena, quien comería después de tan penos espéctaculo?