08 marzo 2009

Madama Butterfly desde el Metropolitan Opera. Sabado 7 de marzo, 2009

Por Gonzalo Tello

Lo más interesante e impresionante de esta producción es la limpieza de su dirección y tratamiento de los desplazamientos, jugando con elementos del teatro Kabuki japonés y del Teatro Negro, que Julie Taymor también utilizó en su “Zauberflote”. Los colores juegan parte importante en este escenario minimalista, que aportan suficiente al efecto teatral que permite que descubramos a todos los personajes de manera clara e inmediata, algo que no muchas producciones logran, sobretodo de directores de ópera muy convencionales o ineptos en comunicar. Genial el trabajo sobre el personaje de Suzuki, quien es la que sirve de embudo al torrente de dolor que sería para nosotros descubrir a Cio-Cio San darse cuenta de la verdad de su destino.

Anthony Minghella concibió toda la dirección de la opera desde el punto de vista cinematográfico, y todas las expresiones y manierismos sobre el escenario propios de los cantantes se reducen a expresiones naturales y menos forzadas, algo que identifica mas a la audiencia de hoy con la obra. Excelentes los preludios en el primer y tercer acto, que por si solos aportan a la obra en una suerte de ‘flashback’ coreográfica y teatralmente bien logrados, sobretodo la marioneta del hijo, y de la misma Butterfly.

Patricia Racette es una excelente actriz y cantante. Tiene todo lo necesario para volcarnos una Butterfly que cautive a los nuevos públicos, pues es efectiva tanto con la historia como con la música. Felizmente existen muchísimas grabaciones de las mejores cantantes para dejar satisfechos a los que no la consideran adecuada, al fin y al cabo la ópera es espectáculo, y este se cumplió con creces. Marcello Giordani fue competente, y cómodo en esta producción, así como lo fue el no siempre efectivo Dwayne Croft. Destacada la Suzuki de Maria Zifchak, que nos llenó de emoción sobretodo al final del segundo acto, y con esa mirada apenada que solo vaticinaba lo peor, y llenaba el espacio de lástima.

El nuevo decodificador de UVK Larcomar que llegó este mismo sábado mejoró con creces la calidad en audio y sonido, y esta vez tuvimos una transmisión pulcra e impecable, que el público no debe perderse en su repetición este miércoles 11 a las 7:30pm.