06 abril 2012

Joven soprano peruana Ximena Agurto sigue cosechando éxitos en debut en Londres


Ximena Agurto


Ximena Agurto (soprano), Elías Romero (piano). (Bolivar Hall, Londres– 7 Marzo 2012)



una crítica de Christopher Webber
www.zarzuela.net


En las carreras de purasangre de dos años suele decirse que éstos "pueden llegar a algo" y esa misma expresión es la que debería usar para resumir el potencial de la soprano peruana Ximena Agurto, que hizo su debut londinense en un recital en la Bolivar Hall la noche del miércoles. Agurto tiene en su haber una impresionante cantidad de premios, de entre los que destaca el primer puesto en la última edición (2011) del Concurso de Canto Jacinto Guerrero celebrado el pasado mes de noviembre en Madrid. Gracias a London Lyric Arts y a la Embajada del Perú en el Reino Unido, los londinenses hemos tenido la oportunidad de escucharla en un breve recital donde ha mezclado arias, romanzas y canciones de ópera, de zarzuela y del repertorio popular peruano.
Si el componente operístico supuso un comienzo lleno ante todo de prudencia al abordar la Lauretta de Puccini y la Olympia de Offenbach, Agurto pronto acomodó su paso con una lectura teatralmente consistente de la breve "Viva mi Alsacia" cantada por la protagonista de La alsacianade Guerrero. Continuó en esa senda con una modélica lectura de la "Marinela" de Serrano, fraseada con suavidad y mostrando un armonioso control, y con una técnicamente emocionante "Me llaman la primorosa", inmejorable para exhibir su gracia y agilidad vocal –la vistosa pieza de lucimiento de Giménez y Nieto se mofa con elegancia del canto operístico a la par que se deleita en las agilidades acrobáticas de la voz de soprano–. Habiendo logrado de este modo entrar en calor ella misma y de caldear a la audiencia, Agurto nos ofreció un verdadero regalo en forma de una serie de piezas peruanas que mostraron cómo sabe dejar el mejor vino para el final. Escritas para una tesitura amplia y dotadas de distinción tanto rítmica como melódica estas canciones nos persuadieron de la fuerza de esta cantante y del entorno musical en el que ha crecido. Los deliciosos ritmos cruzados zigzagueantes de Yo no voy al Prado, de la compositora y profesora de canto limeña Rosa Mercedes Ayarza de Morales (1881-1969) persistirán mucho tiempo en el recuerdo de, al menos, quien esto escribe.

Elías Romero
Elías Romero, el pianista habitual de Agurto, cuenta con un curioso logro (entre muchos) en su currículo, al haber participado en el montaje de La rosa del azafránde Guerrero en la Theater Academy de Shanghai en lo que posiblemente sea la primera interpretación escenificada de una zarzuela en la República Popular de China. Sus interludios en solitario incluyeron tangos peruanos alla Piazolla, una ingeniosa transcripción de la Mazurca de las sombrillas de Luisa Fernanda y como guinda una lectura de sutil fraseo de la Dedicatoria de Turina, una fragante evocación impresionista que a pesar de estar en línea con las convenciones debussinianas de cómo debería de sonar la música española no pierde por ello efectividad. El soporte dado a la soprano con quien comparecía tuvo una discreción rallana en la humildad.

Dejamos para el final –pero no porque merezca menos dedicación– el comentario de la voz de esta soprano. La mejor baza del actual armamento de Ximena Agurto es la pureza de su registro superior, admirable tanto por el control dinámico como por su agilidad estratosférica, que hace que no sea una mera soprano ligera de coloratura. Su diáfana amplitud se tornó demasiado grande para las dimensiones domésticas de la Bolivar Hall; debe ser en mayores salas operísticas donde la soprano encuentre terreno más propicio. No obstante, tan fuerte y voluminosa voz de soprano lírica anticipa futuras Normas o Aidas –Amelia de Un ballo in maschera podría ser un excelente peldaño a ascender ahora en su escalera italiana–. Hay una verdadera individualidad en la dúctil caoba mezzosopranil de su registro intermedio (reminiscente por momentos de una joven Ana María Iriarte) aunque todavía debe trabajar para reforzar soporte y enfoque. De cualquier modo a juzgar por su prometedor debut en Londres el futuro se vislumbra brillante para esta estrella emergente que viene de un país que, como Carlos Aransay –fundador de London Lyric Arts–, nos recordó en su introducción, ha dado al mundo célebres cantantes de la talla de Luigi Alva, Juan Diego Flórez e Yma Sumac. El nombre de Ximena Agurto podrá pronto unirse a esa distinguida lista.

© Christopher Webber 2012

Traducción española © Ignacio Jassa Haro 2012