09 febrero 2014

Frío inicio de temporada de la OSN

Ensayo de Tania Libertad y la OSN. Foto: Gran Teatro Nacional

Por Gonzalo Tello (operaperu.com)

La orquesta sinfónica nacional inicia su temporada de verano 2014 en su sede principal, el Gran Teatro Nacional, con un programa popular, como ya lo ha hecho antes. En esta oportunidad se optó por invitar a otro cantante popular, la reconocida Tania Libertad, una de nuestras artistas mas reconocidad a nivel internacional y con gran aceptación y seguidores. 

Esta cantante de "World music", como dice su biografía oficial,  ha ganado el Grammy latino tiene mas de 50 años de trayectoria artística, ha grabado mas de 40 producciones discográficas y ha vendido mas de 40 millones de discos a nivel mundial. Su trayectoria es mas que suficiente para ser honrada con la invitación de la OSN, ya que sobre el escenario del GTN solo deben interpretar los mejores.

El programa escogido para este primer concierto del año fue uno, que si bien Tania Libertad ya había grabado, no le ajusta del todo. El de arias de ópera, en este caso los hits mas reconocibles: "Ave Maria" de Schubert, "Barcarolle" de Offenbach, "O mio babbino caro" de Puccini y la "Habanera" de Bizet. El problema es que esta cantante se desenvuelve mejor en el registro de mezzo-contralto pese a que si tiene las notas de soprano.Tania Libertad canta fuera de su zona de control y pierde completamente la estabilidad en la zona aguda. Esas cuatro Interpretaciones no estuvieron a la altura ni por el lado operístico, ni del Cross Over. Lo que se pudo hacer es adaptarlas a su estilo e interpretación, lo que hubiera dejado de ser operístico, pero pudo haber resultado mejor Ni siquiera en las dos canciones populares que interpretó como regalo, y que son parte de su repertorio habitual, proyectó seguridad ni dejó de desafinar en un ambiente en el que los nervios pudieron haberle jugado una mala pasada.

De todas formas desde aquí nunca estuve en contra de poner a Tania Libertad a cantar ópera, todo lo contrario, la oportunidad de tener a esta artista de nivel abre la temporada de la OSN a otro público que quizá nunca antes la haya visto en vivo y menos habrá visitado el GTN. Es una excelente estrategia para cautivar nuevos públicos y ampliar la difusión de estas actividades. Lo que hay que tener en cuenta es no usar esto como pretexto para ofrecer espectáculos con menor calidad, ya que también hay público especializado y exigente.

Foto: Ópera Perú

Por otro lado la orquesta, dirigida por su titular Fernando Valcárcel, estuvo por momentos dura, fría y con poca fluidez. Abrieron el concierto con el "Bacchanale" de la ópera "Samson et Dalila" de Saint-Saëns y si bien estuvo bien ejecutada en general, le faltó la viveza y fuerza que en conjunto se hubiera podido lograr. Digo esto ya que los directores mas energéticos en el mundo buscan ir mas allá de la partitura y buscar versiones mas audaces, rápidas y dinpamicas de estas obras tan conocidas. Claro, todo depende del punto de vista del director que las ejecuta, esta es una opinión particular.

La Danza Eslava no. 1 de Dvořák, obra muy melódica y brillante también careció de velocidad y viveza. La interpretación resultó en extremo anticuada Incluso la "Obertura para un Festival Académico" de Brahms, obra mucho mas solemne, creo yo que le faltó carácter y fuerza. Mejoró la interpretación en el "Capricho Español" de Rimski-Korsakov que cerró el programa.

En esta temporada de la OSN se vienen obras exigentes de Brahms, Richard Strauss, Stravinsky, entre otros, sobretodo un estreno mundial y otro nacional. A cuidar los detalles.