09 marzo 2015

Matteo Pagliari en brillantes versiones de Schubert y Sibelius

GTN
Por Gonzalo Tello (Ópera Perú)
El tercer concierto de la temporada de verano de la Orquesta Sinfónica Nacional presentó este viernes pasado en el Gran Teatro Nacional al director italiano Matteo Pagliari. Interpretaron la obertura "Die zauberharfe" (El arpa mágica), la sinfonía en si menor "inconclusa", ambas de Franz Schubert, y la sinfonía no. 6 de Jean Sibelius.
Pagliari fue titular de la OSN durante 2009 y 2010, y de alguna manera fue iniciador de la etapa de crecimiento que ha venido teniendo la orquesta en los últimos años. Desde que este elenco tenía como sede el horroroso Auditorio Los Incas, donde la acústica es poco ideal para disfrutar obras sinfónicas, Pagliari supo aprovechar lo que se tenía para reorganizar la disposición de los grupos instrumentales y lograr un mejor resultado. Esto, sumado a su dedicación con los músicos, lograron buenos resultados. Debido a discrepancias y problemas con el INC de entonces, se precipitó su partida.

Sigue a Ópera Perú en Facebook y Twitter.

El resultado que Pagliari obtuvo con este concierto fue el de un orfebre ante una pieza de gran valor. Si fuera relojero, entonces haría solo Rolex, ya que cada instante de estas tres obras fue cuidado al mínimo y logrando sacar lo mejor del elenco.

Las dos obras de Schubert fueron interpretadas con intensidad, fuerza y dramatismo. La "inconclusa", que en sus únicos dos movimientos marca 'Allegro moderato' y 'Andante con moto', debieron incluír las indicaciones "allegro energico" o "vivace ma non troppo", por la audacia y frescura con que se interpretó. Esta famosa sinfonía, conocida como la octava D 759, ha sido recatalogada como la séptima, según la última edición del catálogo de Deutsch, a cargo de recopilar obra de Schubert.

La calidad del sonido y virtuosidad se hizo mas evidente en la sexta sinfonía de Jean Sibelius, la "cenicienta" de sus sinfonías, como se le conoce, de profundo estilo romántico y en el que los tintes pastorales y nórdicos se perciben. Durante sus cuatro movimientos, escuchamos pasajes verdaderamente brillantes, tanto de instrumentos solistas y especialmente de las cuerdas.

Este año se celebra el 150 aniversario del nacimiento de este compositor finlandés, del cual pudimos escuchar esta sexta y próximamente la segunda sinfonía, interpretada por la Orquesta Sinfónica nacional Juvenil, en unos meses. Hubiera gustado que se incluya este año mas obras de este importante y prolífico compositor.

La temporada de verano termina el próximo 20 de marzo con la dirección del titular Fernando Valcárcel y la presencia del pianista español Joaquín Achúcarro, una leyenda artística que acaba de ser aclamado en un concierto en el Teatro Real de Madrid.

Saludamos la decisión del GTN de incluir en su locución de inicio un pedido para evitar aplausos entre movimientos, que se volvieron reiterativos y llegaron al punto del desorden. No faltó quien desoyó la advertencia y lanzó aplausos con decisión y orgullo, pasando cierta vergüenza ante la oportuna censura del resto. Disfrutamos entonces de un concierto en el que la música se lució completamente.