17 diciembre 2008

Renée Fleming: "Me conecto mucho con cantantes del pasado. Me hace sentir que pertenezco a una tradición"


Thaïs es una figura sexy, manipuladora y sofisticada, además de ser de las mas exigentes del repertorio. Es una ópera que no se monta si no se tiene una gran figura que llene el rol. En el caso del Metropolitan Opera, tener a Renée Fleming permite traer esta producción de John Cox, del Lyric Opera de Chicago a Nueva York. Ella interpreta a la cortesana más famosa del repertorio romántico francés, junto a Thomas Hampson como el monje seducido por sus encantos, y Jesus Lopez Cobos en el podio. Fleming dio esta entrevista al site del Metropolitan promocionando esta produccion que podremos ver este sabado 20 desde las 12m en la sala digital de Multicines UVK en Larcomar.

Usted es conocida como una de las grandes intérpretes de Thaïs, ¿Qué la trae a este papel?

Thaïs es uno de esos roles icónicos en la literatura de las sopranos y el rol mas glamoroso musicalmente que canto. Esta opera tiene todos los mecanismos vocales del léxico musical de la soprano, desde liricismo con cuerpo a gran pianissimo…cada tres paginas hay algún efecto que suena terriblemente difícil y riesgoso, pero vale la pena. Y el rol me queda bien en términos de peso vocal y tesitura. Los mejores roles son los que son interesantes y dramáticamente desafiantes también. Thaïs es uno de quizá cuatro roles en todo mi repertorio que pudo haber sido escrita para mi.

 

¿Que es lo que la hace calzar tan bien?

La tesitura. Thaïs vuela alto, pero al tesitura real esta en media voz. Los roles de Massenet realmente quieren una voz lírica entera, además de cualidades mas ligeras.

 

Thaïs no es solo un show vocal. Desde el punto de vista actoral, es un estudio psicológico interesante.

Es una gran figura moderna. Una de las cosas que es importante entender es que la palabra ‘cortesana’, particularmente en tiempos en que Massenet la escribía, tenia connotaciones diferentes y mas positivas que las que se tienen hoy. Eran más mujeres independientes que prostitutas. Hay un gran libro de Joanna Richardson llamado The Courtesans: The Demi-monde in 19th Century France. Es un perfil de todas las cortesanas top de esa época, y lo que uno entiende de cada mujer, si fueron afortunadas y económicamente acomodadas, es que tuvieron vidas fascinantes. Fueron completamente independientes, no como las mujeres casadas, y se pudieron rodear de los grandes artistas y mentes del momento. Thaïs además es una gran actriz e interprete, una estrella, por eso precisamente Athanaël quiere convertirla. Entonces es un rol maravilloso para interpretar, tanto por su autoconfianza como por la forma como utiliza sus atributos seductores para dominar el mundo. Aunque ella esta también increíblemente sola. Ella ve mucho en su futuro, que una vez que la belleza se desvanezca, no tendrá mayor valor en la sociedad, así que busca desesperadamente cada vez más. Esa búsqueda de vida espiritual más allá de la belleza física tiene que ver con nosotros ahora, esta relacionado a la gente en todos los tiempos.



Thaïs no se ha oído en el Met desde Beverly Sills en 1978. ¿
Por qué?

No es común porque es imposible para audicionar. Si mi rol es difícil, Athanaël es el doble de difícil. Es largo, muy demandante y duro. Hay una legenda de la Thaïs original, Sybil Sanderson, en la que le falló el vestido en el ensayo general, la parte de arriba se cayo, lo cual pudo o no haber sido planeado. Han habido otras producciones recientes donde el escándalo de como se viste una, o como no se viste, se convierte en un foco de atención mas que los valores musicales y teatrales de la producción. Así que Thaïs tiene antecedentes.

 


¿Usted disfruta investigando la historia de la obra?

¡Me encanta! Desearía poder hacer mas, porque realmente enseña mucho. La historia de Sanderson y Massenet es muy interesante. Tengo la edición original de la ópera, y la escritura para la voz es completamente diferente. Es bastante simple y no va muy arriba. Pero Massenet se enamoro de Sanderson, o se obsesiono, y ella lo ayudo a forjar una línea vocal mas exigente y ágil, lo cual resulto en una partitura diferente. Ella fue su musa. Lo que es interesante, es cuando Sanderson hace su debut en el Met en Manon, fue un absoluto desastre. Las críticas fueron todas terribles. Los críticos dijeron: ¿Como pudo ser famosa? Pensaban que su voz era muy pequeña, sin color, actuación fingida. Pero fue la figura histriónica que inspiro esos roles que ahora yo canto. Ella cambio completamente la forma como Massenet escribía para la voz. Es fascinante leer sobre estas colaboraciones.

 

Sills, Sanderson, ¿se siente inspirada por cantantes legendarias?

Me conecto mucho con cantantes del pasado. Me hace sentir que pertenezco a una tradición. No creo que uno pueda conseguir décadas de placer haciendo lo que hago si uno no quiere realmente conectarse a esta red de grandes cantantes que vinieron antes.

–Matt Dobkin