02 mayo 2009

Otro latino enfermo: Villazón fuera de los escenarios hasta 2010


Villazón se someterá a una cirugía de laringe, con lo que estará fuera de los escenarios hasta 2010. Ya ha cancelado múltiples compromisos, incluida la nueva producción de “Hoffmann” del Met que se vería por HD en los cines. Aquí un reporte de AP al respecto:

La Ópera de Los Ángeles es la última compañía en anunciar un reemplazo para el tenor mexicano Rolando Villazón, quien ha cancelado todos sus compromisos en lo que resta de 2009 para someterse a una cirugía urgente de las cuerdas vocales.

El tenor italiano Giuseppe Filianoti reemplazará a Villazón en el papel de Nemorino en L’Elisir d’Amore de Donizetti, la producción que inaugurará la próxima temporada de la ópera local en septiembre y que habría de marcar un esperado retorno del artista.

El anuncio de la Ópera de Los Ángeles se dio el jueves horas después de que los representantes de Villazón en Londres anunciaran que el tenor volvería a los escenarios en el 2010. Esta semana Villazón canceló varias citas en Europa tras revelar que tiene un quiste en la laringe que debe ser removido inmediatamente. El tenor mexicano ya se había retirado en marzo y abril de todas las funciones de una producción de L’Elisir en la Ópera Metropolitana de Nueva York, quejándose de laringitis.

La inminente cirugía representa un nuevo golpe para Villazón, cuya ascendiente carrera se vio detenida por un retiro de seis meses en 2007, que llevó a críticos a especular sobre su capacidad vocal.

"Soy muy buen amigo y gran admirador de Rolando, quien es uno de los grandes tenores de nuestros días", expresó Plácido Domingo, director de la Ópera de Los Ángeles, en un comunicado. "Mi más profundo deseo es que tenga una rápida y completa recuperación, y que vuelva a nosotros pronto".

"Pido disculpas a mi maravilloso público por cualquier inconveniente que estas cancelaciones les pueda causar y quiero expresar mi gratitud por la lealtad y el apoyo de mis admiradores y amigos", dijo por su parte el tenor mexicano en un comunicado emitido por su oficina en Londres. Villazón además firmó una declaración similar en su página web.

Villazón, de 37 años, comenzó a llamar la atención del mundo de la ópera al ganar premios en 1999 en el concurso Operalia que dirige Domingo. A esto le siguieron importantes debuts en compañías europeas en las que se distinguió en un repertorio que ha incluido, además de Nemorino, el Rodofo en La Boheme y los papeles estelares en Werther y Roméo et Juliette, esta última con su frecuente compañera de escena, la soprano rusa Anna Netrebko.

Los críticos lo reconocieron como una de las nuevas estrellas de la lírica, alabando su brillantez en las notas más agudas y su intensidad dramática, incluso llamándole el próximo Plácido Domingo. Villazón pronto se convirtió en uno de los tenores operísticos más solicitados, cumpliendo docenas de compromisos al año alrededor del mundo.

El público de Los Ángeles ha disfrutado las actuaciones del vocalista nacido en el Distrito Federal en presentaciones de La Traviata en 2001 y Roméo et Juliette en 2005.

Los problemas vocales de Villazón salieron a relucir en una función de Manon en el Liceu de Barcelona en 2007. Poco después anunció un retiro temporal de los escenarios, reconociendo "haber cometido un claro error, al asumir demasiados compromisos" y haberse comportado "como un niño" por "querer tenerlo todo: éxito, diversión y actuar en todas partes".

Villazón retornó al escenario en enero de 2008, dando indicios de que el descanso le había servido. Su grabación para Deutsche Grammophon de arias de Handel salió al mercado en marzo y fue recibida positivamente por críticos —aunque algunos han echado de menos la brillantez de sus comienzos—.

La cargada agenda de Villazón para los próximos meses incluía conciertos en Berlín, París y Madrid —este último al lado de Domingo en el Teatro Real—. En cuanto a ópera, su próxima actuación habría sido una producción de Werther en la Ópera de Viena a finales de mes, en la que lo reemplazará otro tenor mexicano, Ramón Vargas.