22 septiembre 2014

Entrevista: Fernando Valcárcel y un futuro ambicioso para la OSN

Foto: Ministerio de Cultura
Por Gonzalo Tello (Ópera Perú)
Fernando Valcárcel, actual director de la Orquesta Sinfónica Nacional del Perú (OSN) y el cual Ópera Perú eligió como el artista peruano mas destacado del 2013, conversó conmigo sobre el estado de la orquesta, los objetivos logrados hasta ahora y lo que está por venir.
Hablamos de lo que será la próxima temporada de primavera que se inicia este viernes 26 de setiembre en su sede del Gran Teatro Nacional, con la Sinfonía no. 3 de Gustav Mahler, obra muy ambiciosa. También hablamos de los grandes solistas y directores que llegarán el 2015, y las obras que estos interpretarán.
Lo mas destacado, de seguro,  para lo que se viene de aquí a fin de año, es la llegada del quizá mas grande compositor de los últimos tiempos, el polaco Krzysztof Penderecki, para dar un concierto con sus obras, dirigiendo al Coro Nacional y a la OSN el 24 de octubre, en una fecha histórica para nuestro país.
Los solistas y directores, así como los programas que ha tenido y tendrá la OSN, son muy ambiciosos. El nivel de la orquesta ha crecido con creces como nunca antes en las últimas décadas y es una responsabilidad del Ministerio de Cultura asegurar ese crecimiento y trabajo sostenido.

Puede escuchar la entrevista aquí, o leerla a continuación.
Para empezar y ponernos en contexto, ¿Cuáles son las funciones de un director titular de orquesta?
Son amplias. La más evidente es estar presente en los ensayos y dirigir. En una temporada anual hay varias fechas y no puedo dirigirlas todas, sería muy ambicioso y le quitaría interés a la programación. Para el músico es importante ver otras manos y experiencias, por eso se invita otros directores. Una de las funciones principales es ver quiénes son esos directores y solistas invitados y contactarlos. Tener amplio conocimiento del medio, los contactos y la llegada que se pueda tener, y la confianza que se le pueda dar a esos invitados. Tenemos ya un espacio importante como el Gran Teatro Nacional para recibir a directores y solistas grandes.
En la selección de repertorio, ¿También se le da la lección al director invitado, o se programa de antemano?
Si tengo un plan previo. La orquesta tiene que ver otros tipos de obras, más cercanas al siglo XX y ampliar su repertorio. Trato de elegir algunas obras y se las sugiero a los directores o solistas. Si el solista invitado es un gran intérprete en algún compositor en particular, cambio la propuesta por la obra en la que se luzca, pero trato de que se adecúen a las obras que quiero que el público limeño escuche. También hay que hacer mucha función administrativa y burocrática, cuidar que se optimice la orquesta. Yo siento que aún falta completar plantilla, sobre todo en las cuerdas. Hay que constantemente ir adelantándose en lo que se puede y tratar de ampliar la orquesta.
¿Qué ha sido lo más resaltante de la programación del 2014?
Particularmente el homenaje que le estamos haciendo a Celso Garrido-Lecca. Para mi es algo emotivo homenajear, sobre todo, a alguien que está vivo y de su categoría. Creo que es lo más importante dar una mirada a su música. Hemos elegido obras de varios períodos suyos, con solistas íntimamente ligados a su trayectoria, tanto el cellista Prieto como el guitarrista Orlandini, que han sido músicos que han estrenado sus obras. Quería que el público limeño tuviera un acercamiento a un compositor en particular y es una idea que quiero proseguir en el futuro. El próximo año quiero centrarme en Theodoro Valcárcel, dar una visión de su música orquestal que nunca se ha tocado.
Y así como hay homenajes o retrospectivas a ciertos compositores, ¿se ha pensado hacer algún festival con algún compositor?
Si me gustaría. De hecho durante mi primer año como director hice un festival de música peruana, en el que hicimos 3 conciertos generacionales, “La generación del 20, del 50 y las nuevas generaciones”, y fue la primera experiencia que tuve en esto. He pensado incluso hacer Beethoven, que para un director es muy importante, porque es una de las cumbres de la música occidental, e implica un reto desde el punto de vista de la dirección.
Incluso lo han empezado ya con las sinfonías de Mahler…
Exacto. De hecho empezamos el año pasado y lo proseguimos. Esta rondando la idea de hacer la Octava sinfonía pero es difícil. Empezar con Beethoven es una idea. Casualmente este año he sacado a este compositor de la programación, debe ser la primera vez que se haya hecho.
Quizá no es que estábamos cansados de él, pero era muy recurrente…
Yo también lo sentía así. Adoro a Beethoven y en algún momento espero poder hacer el ciclo completo de sinfonías que sería provechoso para la orquesta y público. Con Mahler lo mismo, si se puede al menos con ocho de las nueve. También festivales de música contemporánea, dedicarle tal vez una semana o dos y hacer hincapié en esta.
¿De parte del Ministerio de Cultura hay buena voluntad para las ideas ambiciosas?
En ese aspecto he tenido amplia libertad, todo lo que he propuesto se ha cumplido. He tenido el mejor grupo y las mejores circunstancias. Se nota en el tipo de programación, de escucha difícil, que hemos llevado. El Ministerio de Cultura consideró que era necesario hacer. Quiero seguir ahondando en el repertorio peruano y contemporáneo.
Si bien es cierto el GTN tiene amplio espacio y el precio de las entradas es accesible, también la Sinfónica tiene buena cantidad de público. Me llamó mucho la atención que en conciertos difíciles, como el reciente de Ligeti y Strauss, haya estado casi lleno. ¿Cuál es la respuesta del público ante esta programación?
La percepción, por lo que hablo con la gente estando en todos los conciertos, además de las redes sociales, es que estas propuestas son bienvenidas. Tengo la sensación, muy real, que el público ha aceptado estas propuestas de ver otros estilos y apostar por lo nuevo. Está ávido de esto y esto ha coincidido al cambiar los conciertos de los domingos a los viernes, llegando a otro público, que es nuevo y más joven en su mayoría.  Es un público con menos prejuicios y conocimiento, por lo mismo ha aceptado estas nuevas propuestas con mayor naturalidad. La idea también es balancear repertorio, y como director me toca que hayan propuestas diversas para que haya más interés y no sature la percepción de la música. Incluso con los músicos, al principio de mi gestión les costaba hacer música nueva o peruana. Debo decir con mucho orgullo que la actitud del músico ha cambiado y eso se nota con la seriedad en que afronta estas obras nuevas y por el resultado. Me ayuda mucho traer a directores de valor que nos están llenando de experiencias y enriqueciendo nuestro sentido de la música. Creo que también es una cuestión de mayor exposición. Cuando se está más expuesto lo asume, y a nuestros músicos se les está haciendo costumbre escuchar sonoridades nuevas, y eso es bueno. Así no guste la obra, nadie dice que eso no enriquece a su técnica.
Incluso hay una mayor exigencia y mayor exposición. Antes se veía más rutinario, ahora si se toca mal o hay algún problema, la gente se da cuenta, lo comenta en redes. ¿Por eso lado esa presión también ayuda, no?
Y también como alguna vez lo mencionaste, los conciertos eran semanales y más seguidos, ahora son más espaciados y cada concierto es especial, y el músico lo siente así. Nos estamos cuidando de todo, del estudio, de cómo nos presentamos en el escenario. Me parece que eso ha cambiado favorablemente.
Entonces esta temporada ha sido interesante y variada, con diversos compositores  y estrenos. Lo que se viene en primavera es un peso pesado en repertorio. ¿Cómo se pensó esta próxima temporada? ¿Se fueron dejando juntas estas obras, ya que todas son complejas y exigentes?
Es como en los equipos de fútbol, se tiene una pretemporada para ir calentando y al final se llega fuerte. En una orquesta es igual, incluso físicamente. Creo que la última temporada del año tiene que tener el mayor peso y atractivo. Así que hay grandes obras, sobretodo estrenos. Hemos ya hecho Ligeti y la “Alpina” de Strauss, que es un programa muy exigente. Se viene ahora la Tercera de Mahler con Fabio Mechetti, este excelente director brasileño a quien considero como uno de los grandes actuales. Después viene Krzysztof Penderecki, quien es la visita más ilustre del año. Va a dirigir sus propias obras, como su famoso “Treno para las víctimas de Hiroshima”, lo cual es algo muy especial pues es de las obras más importantes del siglo XX. Después hacemos la Novena de Mahler, “La valse” de ravel y el “Preludio a la siesta de un fauno” de Debussy, que son obras muy complicadas. Son varios conciertos seguidos de máximo nivel, atractivo y reto.

¿Cómo llegó a concretarse la venida de Penderecki, que fuera de la temporada es uno de los eventos del año, quizá el más grande compositor de la segunda mitad del siglo XX, lo cual es un hito para nuestro país?
Para responderte, una de las cosas que quiero hacer en un futuro, es traer a directores compositores. Es interesante que alguien que dirija sus propias obras pueda darnos los datos más fieles a la obra. ¿Cómo llegamos a Penderecki?  Yo siempre lo tuve en mente porque soy un admirador de su música. El año pasado hicimos el concierto para viola, y dentro de esta idea que tenía de traer compositores, aparecieron dos nombres, uno era Penderecki, porque era un compositor y director en actividad. El solista que vino para el concierto para viola me habló de él y establecimos el contacto. Le escribí directamente a través de su representante, y gracias a Dios el aceptó.
Esta visita es una carta blanca para él, es decir, él ha escoge el programa…
Si, y yo me voy a adecuar un poco, en todo caso sugiriendo. Yo sabía de su trabajo en México y Venezuela y su interés por salir, ya que tiene una visión amplia del mundo y un interés especial por Latinoamérica. Por eso supe que al llegar a él la respuesta sería positiva. Tenemos la suerte de que le vamos a hacer una distinción de Doctor Honoris Causa en la PUCP, porque una visita de esta naturaleza no puede pasar desapercibida. Vamos a hacer una conferencia de prensa, una distinción académica y conversatorio con el público. También me he contactado con George Benjamin, este famoso compositor inglés, uno de los últimos alumnos distinguidos de Messiaen. Él me ha dicho que está muy interesado en venir, todavía en un par de años, porque ahora está escribiendo una ópera.
En algún momento yo pensaba que ya nos visitan grandes solistas, pero aún faltan los grandes directores, las estrellas del momento. Y eso debido a que no contábamos con una orquesta a la altura de estos. ¿Ya podemos pensar en traerlos, pensando que tenemos orquestas a la altura?
En el caso de los directores hay algo muy curioso: Primero, que no son muchos, como en el caso del piano que ves muchos que son maravillosos. En el caso de los directores, siento que es algo más selecto, los grandes nombres y genios son pocos, es una percepción personal. También es una cuestión logística, ya que es más caro traer un director que un solista. Ahorita en cuanto a realidad económica, los veo alejados. En el caso de ellos me he contactado con algunos grandes, y es una buena idea traer a los jóvenes que serán las futuras estrellas, como Case Scaglione por ejemplo. El próximo año estoy trayendo a Yu Lu, jovencísimo, de 22 años, que creo que será sin ninguna duda de los grandes. También a Julian Kuerti, ambos serán los Mehta o Barenboim del mañana. Poco a poco traeremos a grandes nombres. Es cierto lo que dices de la orquesta, es el instrumento, por eso vamos paso a paso. Por ejemplo, tengo otros proyectos importantes desde que llegué, que es el de hacer una grabación. Siento que ya la OSN debería tenerla, pero creo que todavía no estamos listos, pero lo haremos.
Y con alguna obra peruana asumo…
Es lo más lógico, es lo que falta sin lugar a dudas.
Entonces, ¿qué podemos decir que viene el próximo año?
Yo tengo algunos nombres confirmados, ya que estamos avanzados al 95%. Tenemos nombres ilustres como por ejemplo Nelson Freire, que viene a hacer el último concierto del año, en diciembre. El tocará el concierto no. 4 de Beethoven, que a los pocos meses va a grabar para  el sello Decca con la London Symphony. También viene Alessio Bax, este excelente pianista que vino la última vez con Joshua Bell. El hará la “Rapsodia sobre un tema de Paganini” de Rachmaninov, que es muy difícil de hacer. También vuelve Joaquín Achúcarro, este mítico pianista español, de la que vi una entrevista que le hiciste tú hace unos años. Viene a hacer “Una Noche en los jardines de España” de De Falla. Él tiene toda la disposición del mundo, quiere hacer también la “Rapsodia española” de Albéniz, y está ansioso de hacer la mayor cantidad de cosas. También viene en setiembre Joann Falletta, una gran directora americana y muy famosa, tanto como Marin Alsop, son las dos mujeres directoras más importantes. Tenemos algunos solistas que regresan, como Wendy Warner, que hizo Lutoslawski el año pasado, y vuelve a hacer Dvořák con Falletta. También vuelve Leticia Moreno, la violinista que hizo Mendelssohn. Además, el excelente violinista y director Julian Rachlin, al que vi el otro día en un video dirigido por Zubin Mehta. Un estupendo artista. También vuelve Schlomo Mintz, esta vez como director, con la posibilidad de que toque alguna obra. Nos va a ayudar mucho pues tiene la disposición de hacer un taller con las cuerdas, y creo que eso va a ser muy positivo, de lo más importante que se va a hacer con la orquesta el próximo año.
En cuestión de obras. ¿Qué se viene?
De Theodoro Valcárcel vamos a estrenar obras y reestrenar otras que se hicieron en los años 20 y nunca más. Lo más importante dentro de su producción es las “Estampas” de “Suray Surita”, un ballet que dejó inconcluso, pero completó en piano, sobretodo algunas danzas. Esas danzas están pensadas para orquesta. Algunas las orquestó Rodolfo Holzmann, y otras yo mismo. Entonces vamos a completar esa obra, que creo es una de las obras más importantes de la música peruana del siglo XX. Hace dos años se grabó su “Concierto Indio” para violín y orquesta, disco que incluyó otra obras y fue nominado al Grammy Latino, con gran repercusión. La violinista que hizo esta grabación, Nora Chastain, va a venir para hacerlo aquí.
También vendrán obras contemporáneas. Hay una obra que me encanta, de Luciano Berio, “Formazioni”, es una obra de los 80s que me gustaría hacer. También con Joann Falletta vamos a hacer las “Variaciones Enigma” de Elgar. Le he propuesto a Leticia Moreno hacer el concierto para violín de Alban Berg. Proseguir con las sinfonías de Mahler y acabarlas. Faltarían la 4, 5 y la 6. Tengo algunos sueños, como hacer la “Sinfonía Turangalila” de Messiaen, pero siento que todavía puede esperar. Tal vez el siguiente año. El próximo año hay varios aniversarios, por ejemplo el de Scriabin, así que vamos a hacer su “Poema del éxtasis”. También el de Edgar Varese, así que vamos a hacer “Tuning up”, que es una obra que se completó recientemente, y posiblemente “arcana”, ya depende de algunas cuestiones. Pierre Boulez cumple 90 años, y es difícil hacer sus obras. Sin embargo hay una que podríamos hacer, que se llama “Dérive I”, es para conjunto de cámara, no sería mala idea hacerlo. Sibelius está de aniversario, así que haremos sus sinfonías no. 5 y 6. En cuestión de artistas, estos ya están confirmados. Aún estamos viendo cuestiones de repertorio, pero las obras mencionadas ya están fijas.
¿Y de los clásicos?
De los clásicos, hacemos Elgar…
Que es una novedad, pues no es tan común en nuestro medio…
Exacto, no se toca tanto. David del Pino va a hacer “Los Pinos de Roma” de Respighi. El próximo año se celebran los 50 años del Coro Nacional, así que haremos cosas especiales. Extraoficialmente creo que el maestro Súnico va a dirigir la “Misa Lord Nelson” de Haydn, y algunas obras como “Chichester Psalms” de Bernstein. Eso con la Sinfónica. También vamos a traer a Daniel Binelli, un bandoneonista y compositor, quizá el más famoso, que ha tocado en el grupo de Piazzolla. Así que haremos una obra suya y otra de Piazzolla. También vendrá un guitarrista español que está haciendo furor, se llama Pablo Sáinz Villegas, es uno de los jóvenes más prominentes. No hemos confirmado la obra, pero podría ser el concierto de Rodrigo. David del Pino también hará la séptima de Beethoven. Son cosas que haremos aquí y allá. Por el momento es lo que te puedo decir. Además de proyectos con la ópera y el ballet, que ya hemos venido haciendo.
Además están por hacer “La Bella Durmiente” con el Ballet Nacional…
Justo en unos minutos me reúno con el coreógrafo para definir los cortes, pero será el Ballet completo.
Eso es un punto interesante ya que tenemos la costumbre de ver el ballet con grabaciones y no orquesta…
Tanto para el músico como para los bailarines es importante hacer música en vivo. Y es de los mayores retos para un director, ya que es muy difícil acompañar. Yo estoy aprendiendo con varias experiencias desde que estoy acá, he aprendido a pensar en las necesidades del bailarín. Este título es uno de los más exigentes orquestalmente, tiene mucha imaginación y es grande. Hasta fin de año no vamos a parar. Para el próximo año te he adelantado nombres ilustres que harán de esta una programación muy buena, trayendo algunos directores que serán las estrellas del mañana, y va a ser creo que un paso más hacia la excelencia que estamos tratando de conseguir.
Para terminar, ¿cuál sería la invitación que se le hace a ese público que todavía no ha venido al teatro a ver estos espectáculos? Gente que no se anima o que no es tan exigente, ¿cuál sería la motivación que debería recibir?.
Al público en general le diría que vengan, que pierdan los miedos y prejuicios. El teatro de por si es una atracción y que no la limiten a ella. El Ministerio de Cultura tiene una amplia variedad de espectáculos, que vengan, ya que los precios no son un problema…
…Y es una ventaja, porque traer artistas de este nivel siempre representa un costo muy alto por las altas cuotas, y en este caso es muy accesible, lo cual es genial…
…Y eso es algo que todavía la gente no sabe. Deben saber que los precios son asequibles. Somos una entidad estatal y tenemos subvención. Hacemos un gran esfuerzo para traer grandes nombres a precios cómodos. Que pierdan el miedo y no lo vean distante, que tengan la seguridad que van a encontrar un espectáculo que no se encuentra en Lima fácilmente. Hay espectáculos maravillosos que presentan otras instituciones privadas, pero creo que nosotros les estamos dando otras propuestas, como repertorios nuevos y compositores cuyas obras han sido descuidadas, estamos haciendo un balance en la oferta del medio. Quisiera que el público sepa eso y nos visite, porque creo que estamos haciendo espectáculos de calidad, y solo tengo palabras esperanzadoras para los próximos años. Sé que esto va a ir “in crescendo”, para usar un término musical.
------------

Temporada Internacional de Primavera 2014

Orquesta Sinfónica Nacional
26 de septiembre, 8:00 p.m.
3 y 24 de octubre, 8:00 p.m.
21 de noviembre, 8:00 p.m.
10 de diciembre, 8:00 p.m.

La Orquesta Sinfónica Nacional ofrecerá cinco conciertos como parte de su Temporada Internacional de Primavera 2014 con la presencia de importantes artistas nacionales y extranjeros.

TEMPORADA DE PRIMAVERA

Viernes 26 de septiembre 

Fabio Mechetti, director (Brasil)
Josefina Brivio, mezzosoprano (Perú)
Coro Nacional (Javier Súnico, director)
Coro Nacional de Niños (Mónica Canales, directora)

Sinfonía n° 3 (Mahler)

Viernes 3 de octubre 

Ramón Tebar, director (España)
Jesús Castro-Balbi, chelo (Perú-Francia)

Pacific 231 (Honegger)
Concierto para chelo “El Señor de los Aires”, (Jimmy López) ESTRENO EN PERÚ
Sinfonía n° 2 (Sibelius)

Viernes 24 de octubre

Krzysztof Penderecki, director (Polonia)
Coro Nacional  (Javier Súnico, director)

Treno a las víctimas de Hiroshima (Penderecki) 
Adagio, para cuerdas, de la Sinfonía n° 3 (Penderecki)  ESTRENO EN PERÚ
Agnus Dei, para coro (Penderecki)  ESTRENO EN PERÚ
Sinfonía n° 4 (Mendelssohn)

Viernes 21 de noviembre 

Fernando Valcárcel, director (Perú)
Luis Orlandini, guitarra (Chile)

Concierto para guitarra (Celso Garrido-Lecca)
Sinfonía n° 9 (G. Mahler) ESTRENO EN PERÚ

Miércoles 10 de diciembre

Fernando Valcárcel, director (Perú)
Lilya Zilberstein, piano (Rusia)

Obertura Candide (Bernstein)
Concierto para piano n° 2 (Rachmaninov)
Preludio a la siesta de un fauno (Debussy)
La valse (Ravel)


* Programas sujetos a cambios

------

Sobre Fernando Valcárcel
Actual director titular de la Orquesta Sinfónica Nacional del Perú (OSN) el compositor, director y pianista peruano Fernando Valcárcel es una de las principales figuras musicales emergentes en los últimos años en su país. Su presencia al frente de la OSN la ha convertido en una orquesta versátil y con proyección, aportándole dinamismo y enriqueciendo su programación al impulsar la ejecución de obras de compositores peruanos contemporáneos, incluyendo varios estrenos mundiales y obras del repertorio universal del siglo XX.  En dos años de gestión al frente de la orquesta, ha propiciado el estreno absoluto de trece obras e incluido cuarenta y ocho piezas de compositores peruanos.
El maestro Valcárcel ha dirigido las principales orquestas profesionales de su país, tales como la Orquesta Sinfónica de Trujillo, la Orquesta Sinfónica de Piura, la Orquesta Sinfónica de Arequipa y la Orquesta “Ciudad de los Reyes”.  Del mismo modo ha recibido invitaciones de varias orquestas latinoamericanas como la Orquesta Sinfónica de Yucatán, México; la Orquesta del Teatro Regional del Maule, Chile; la Orquesta Sinfónica de Guayaquil; la Orquesta Filarmónica de Quito; y la Orquesta Sinfónica de El Salvador, entre otras.
En 2013 el maestro Valcárcel dirigió varios estrenos en el Perú, entre ellos la Segunda Sinfonía de Gustav Mahler y el Concierto para chelo de Witold Lutoslawski. Asimismo dirigió la "Consagración de la Primavera" de Igor Stravinsky en conmemoración de los cien años de su estreno. 
Ha participado en varias temporadas de ballet con el Ballet Nacional del Perú tales como "Huatyacuri" con música de Alejandro Núñez Allauca y "La Agonía de Rasuñiti", con música de Nilo Velarde, ambas coreografiadas por Jimmy Gamonet; "El Amor Brujo", de Manuel de Falla; y la Ópera – Ballet "Akas Kas, La Promesa del Guerrero", de Nilo Velarde con coreografía de Héctor Sanzana, con la cual se inauguró, en 2012, el Gran Teatro Nacional (GTN), actual principal escenario peruano. 
Ha sido director titular de la Junior Youth Orchestra de Fort Worth, Texas, Estados Unidos; la Orquesta Sinfónica Nacional Juvenil del Instituto Nacional de Cultura del Perú (actualmente Ministerio de Cultura); y la Orquesta del Conservatorio Nacional de Música de Lima.
Fuente: Filarmonia.org