15 agosto 2009

Jacqueline Terry: “Hay que bajarle el moño a la lírica”


Por Gonzalo Tello
(Operaperu.com)

La Traviata nacional, Jacqueline Terry, recorrió un largo camino para llegar a este momento. Para ella, Violetta es un rol soñado, y lo interpretará en escena a partir de este 15 de agosto en el escenario del Teatro Segura.

Tú empezaste estudiando otra carrera, ¿siempre te gustó la lírica?
No no, en absoluto…en mi familia no hay una cultura de la lírica, Aunque yo cantaba de chica. En la universidad tuve la experiencia por el Coro. Como mis amigos sabían que yo cantaba me dijeron “¿Por que no entras al coro?” entre y ahí es donde me enamoré del género. Durante toda la época de universidad cante allí, y hacíamos oratorios. Digamos que con eso empecé a cantar repertorio lírico. Luego terminé mi carrera, y Salí a trabajar. Ahí me proponen postular al Coro Nacional. No tenía mayor base que el solfeo, pero postulé e ingresé. Hasta ese momento cantar había sido un hobbie para mí, pero cuando empezó a ser remunerado es cuando empecé a estudiar canto de forma particular. Desde ese momento empezaron a llegar oportunidades y se fue dando una carrera que nunca tuve planificada ni soñada. Así se fue dando.

Osea que tampoco soñaste hacer papeles protagónicos
Pero, digamos que hace 7 años que yo me vengo dedicando exclusivamente al canto lírico,

¿Por qué?, ¿te quitaba tiempo o era más rentable?
No, fueron circunstancias de la vida. Por circunstancias personales tuve que replantear mi visión de muchas cosas que venia haciendo, y me quise dar la oportunidad de vivir de la música. Porque yo había postergado un poco esta entrega por diversas razones. Y justo coincidió con una importante oportunidad que me brindó el Maestro Alva, que fue cantar la Musetta de “La Bohème”. Allí empezó todo…

Fue tu despegue?
Si, y ahí fue como tomar una decisión riesgosa, porque dejé la oficina, un trabajo en el que estaba contenta. Luego vino una cosa tras otra. Participaba en las temporadas de ópera y zarzuela, me venían a buscar para dar clases, y bueno, eso también era una manera de trabajar. Creo que en este momento me gusta mas ensenar porque tengo mas conocimiento de la voz y que veo el momento de los jóvenes, momento de mucha trascendencia cuando hay el talento, y es importante que los maestros sepan aconsejar para ellos den los pasos correctos. En esta carrera cuando más rápido des los pasos correctos, la puedes hacer sobretodo si hay talento.

¿Cuán difícil crees que es abrirse camino en el medio local para los que empiezan?
Creo que he estado en una posición privilegiada, y sería ingrato de mi parte decir que me ha ido mal porque me ha ido bien. En ese sentido soy positiva, Pero hablando crudamente y viendo todo lo que yo he vivido en el camino, evidentemente no tenemos los espacios adecuados para una formación que sea competitiva. A nosotros los que nos falta es el roce internacional. Y nos falta la experiencia de repetir, una y otra vez la experiencia de cantar.

Tu experiencia con el Coro no es única, ¿qué les dirías a esas chicas que están también en el momento de meterse al coro, o las q lo han pensado y aun no se deciden?
Ahí no puedo ser categórica. Yo tengo la filosofía de que cada quien hace su camino, y de que todos los caminos son diferentes. Yo he hecho un camino un poco “Sui Generis” y no puedo decir “esta es la formula para…”, no. Cada uno tiene que ir descubriéndolo. La práctica coral fue parte de mi formación y me permitió conocer el repertorio. Todo depende de tus objetivos.

Tu repertorio es bien amplio. ¿Tu crees que una soprano debe cantar de todo, y restringirse a los roles de cada tipo de voz?
En este momento de mi conocimiento de la voz creo que lo debe hacer el alumno es descubrir lo mas rápido posible la realidad de su voz. Cuando tú tienes esa certeza temprano, puedes cantar el repertorio. Te puede faltar maduración de la psiquis o de tu cuerpo, pero la voz esta para cantar. No es que, por ejemplo, una soprano lírica porque tiene 18 años no puede cantar como lírica. Puede cantar, cuidando. También hay otro repertorio intermedio como el de Mozart que es tan educativo para todo tipo de voz.

¿Por qué crees que hay tanto interés de los jóvenes por la lírica?
Yo creo que es el fenómeno Juan Diego Flórez definitivamente. Eso y toda la globalización. Ahora hay tanta información en Internet y uno puede acceder. Se ve que hay fanáticos que están detrás de lo que pasa, buscan videos, los comentan, coleccionan música, todo eso.

En ese caso, digamos que tu website es el más completo entre los artistas locales que incluso incluye un blog. ¿Qué tan metida estas en lo que pasa en la Web?
Te voy a ser sincera. No mucho, porque no tengo tiempo realmente. La Web surgió porque habían alumnos que seguían lo que estaba pasando conmigo y pensaba que era algo que tenia que hacer.

Además tu biografía y mensajes allí son muy directos de ti al público. Incluso publicas fotos personales, ¿Para ti es importante eso?
Lo que pasa es que hay que bajarle el moño a la lírica pues. La gente cree que los que están en la lírica y todo lo relacionado tienen una especie de estatus o distancia, y yo creo que no es así. Me trato de mostrar como una persona común y corriente que tiene ese talento y que lo ha ido desarrollando y que esta deseosa de que otras personas también lo hagan

Hablando de la Traviata, tú has dicho que el rol de Violetta es como un sueño hecho realidad
Porque La Traviata fue la primera ópera que yo vi. Acuérdate que yo me acerqué al genero recién a los veintitantos años, y antes yo no había visto nada de opera. Lo primero que vi fue el video de Domingo y Stratas, y me enamore de la obra, la música y de la novela, porque yo había leído “La Dama de las Camelias” y había sido una de mis novelas favoritas. Por supuesto que en el instante que lo vi, no pensé que iba a poder estar en condiciones de poder cantar el rol.

¿Por qué el personaje en si es tan importante?
Primero por la demanda vocal. Violetta canta prácticamente toda la ópera, y hay que tener tanto un estado vocal como físico para poder sostener la voz hasta el final. Y segundo, por el peso de la dramaturgia, la historia que ella transmite es una historia que esta llena de sufrimiento, dolor, injusticia y sentimientos encontrados. Cuando lo cantas es muy difícil no involucrarte y no sentir lo que la música y el texto te dicen entonces ahí esta el riesgo de La Traviata

¿Y cual es tu visión del personaje?
Para mi Violetta es una mujer que empieza la historia enferma, y enferma para morir. Ella convive con esa realidad. Y segundo, es una cortesana, es una mujer que nunca ha conocido el amor de verdad y desde muy joven, porque estas cortesanas empezaban muy jóvenes, se prestaba a los servicios de los hombres. Muy al margen de todos los beneficios que podía ganar con eso, ella tenía un desgaste del espíritu y del cuerpo. Cuando por fin conocer el amor, la obligan a hacer este sacrificio. Durante toda su vida se pasa sacrificando.

¿Cómo te sientes en los ensayos?
Lo estoy sintiendo mas en la hora de cantar, no tanto en la escena, porque es algo mas mecánico, el ajustar movimientos y comparar la visión de uno con la propia visión de cada escena que tiene la directora. Aun no me he podido meter en el personaje ahí también porque es la primera vez que lo estoy haciendo, pero cuando ensayo con la música si siento que esta apareciendo

¿Cómo crees que el público va a recibir esta producción?
No se, yo creo que el público como en todas partes del mundo tiene mucha expectativa por una Traviata. En ese sentido es un punto a favor, porque hay mucha gente ávida de ir a ver. Me hubiera ilusionado mucho hacerla en su momento original, pues es así como uno lo concibe. El traslado a otra fecha es algo que también hay que trabajarlo escénicamente porque es otra manera de conducirse y de comportarse. A nivel vocal veo que el equipo que se ha armado es uno de mucho nivel y se va a causar una buena impresión.

¿Qué crees que esta Traviata dejará en ti?
Al no haber nunca pensado hacer esta carrera no tengo más que agradecer. Para mi La Traviata es un regalo de la vida, que lo asumo con mucha responsabilidad, con mucho respeto y con mucha ilusión. Es un reto profesional y todo lo que tengo dentro de mi lo voy a dejar en el escenario, eso ténganlo por seguro.