30 septiembre 2012

Cantantes líricos se asocian ante la crisis española



(por Susana Gaviña para ABC.es) Después de las polémicas declaraciones de Gerard Mortier en la presentación de la programación de la temporada 2011-12 en el Teatro Real sobre los cantantes españoles, muchos intérpretes echaron de menos que alguien alzara la voz en su favor. Gremio «individualista», como ellos mismo reconocen, fueron pocos los que se atrevieron a contestar al director belga. Tampoco existía un organismo que les diera voz. Estas declaraciones y la crisis que está azotando a la profesión hacían urgente la unión de los intérpretes para poder defender sus intereses.
Era una carencia histórica que se ha subsanado ahora gracias a la creación de la primera Asociación de Cantantes Líricos del Estado Español. Después de años de intentos infructuosos por alumbrarla, hoy ya es una realidad tras haber sido inscrita en el registro del Ministerio de Cultura el pasado 28 de junio.
La primera reunión, y la presentación a la prensa, tuvo lugar el pasado martes en la Escuela Superior de Canto de Madrid. Emilio Sánchez, como presidente, Carlos Bergasa, como vicepresidente, y Julio Morales, como secretario, explicaron los fines de una asociación que nace «no con vocación de dar trabajo a la gente sino de crear un tejido cultural con más posibilidades para todos».
El tenor Emilio Sánchez, con una larga trayectoria en los escenarios españoles, en declaraciones a ABC, se lamentaba de la situación por la atraviesa el gremio lírico. «Estamos igual que en el sigo XIX. No tenemos conciencia de profesión, ni de qué queremos transmitir hoy». Asegura que la creación de esta asociación es algo que se venía gestando desde hace tiempo, «pero a la que nadie había dado forma legal«. Y aclara, que esta iniciativa no va contra el director artístico del Teatro Real, por aquellas declaraciones que abrieron una herida en el orgullo de los cantantes españoles, una herida que todavía supura.
«El problema no era Mortier sino los responsable culturales que no supieron reaccionar». El tenor reflexiona a continuación «si realmente Mortier era la figura necesaria para traer a Madrid. No hay ningún teatro de ópera en el mundo en el que los papeles secundarios no sean interpretados por artistas nacionales».
Esa es una de las recriminaciones que viene arrastrando el director belga desde su llegada a Madrid, pues las cifras de contrataciones hablan en su contra: «de los 136 papeles secundarios de esta temporada, solo 20 los cantarán intérpretes españoles», afirmó uno de los presentes en la reunión. Lo que, en los tiempos que corren, supone para muchos un «despilfarro de dinero pues hay que pagar hoteles y viajes a artistas que vienen para cantar dos frases».. En los papeles principales, más de lo mismo, pues solo hay dos españoles.
Emilio Sánchez calificó además las declaraciones de Mortier de «prematuras» al considerar que no conocía entonces a todos los cantantes españoles.

En la reunión de este martes, poco concurrida, todo hay que decirlo, salieron a la palestra otros temas como la escasa realización de audiciones «a la que están obligados por ley los teatros de otros países».

Tampoco salieron indemnes los directores artísticos de los teatros españoles, «que cuando asumen el cargo toman posesión del teatro como si fuera su finca o su chiringuito», haciendo programaciones que no tienen nada que ver con la de su predecesor ni con la de su sucesor. Y de nuevo otro pregunta lanzada al aire. «¿Saben los políticos qué hacer con el Teatro Real o con el de la Zarzuela?». Seguida de otra bastante descorazonadora: «¿Para qué preparamos cantantes en España si no tienen trabajo?».

El escaso aforo de esta primera reunión también fue motivo de debate. «Tenemos que abandonar la palabra "solista" para unirnos. Nosotros somos corresponsables de lo que pasa, pero la crisis y las declaraciones de Mortier colmaron el vaso», afirmó Carlos Bergasa. «Creado el continente, ahora tenemos que llenarlo de contenido y para ello necesitamos el compromiso de un gran número de cantantes. Solo como colectivo tendremos fuerza», subrayó Sánchez, que anunció que la iniciativa ya ha sido apadrinada por intérpretes como Teresa Berganza, Carlos Álvarez, Elisabete Matos (presente en la reunión), Aquiles Machado, Enrique Baquerizo y Luis Álvarez, entre otros. Y matizó que la asociación «no es solo para cantantes sino para todos aquellos que amen la lírica y acepten nuestros fines», agregó.

Entre los principales fines de Asociación, que ya tiene página en Facebook (cantantesliricosaclee) y la web está en construcción, se encuentran los siguientes:
-Defender los intereses comunes.
-Velar por el prestigio y la imagen del trabajo que desarrollan los profesionales de la lírica, promover el canto lírico español
-El establecimiento de un marco jurídico normalizado que permita a este colectivo reivindicar sus derechos y responsabilizarse de sus obligaciones.
-El reconocimiento por las Administraciones Públicas del colectivo de cantantes líricos del Estado Español como un colectivo de trabajadores con un perfil profesional propio y específico, en sus diversas formas jurídicas.
-Conferir asesoramiento y representar al colectivo ante los responsables y agentes culturales, teatros y demás organismos relacionados con la profesión.
Para finalizar la reunión, Julio Morales se refirió a la situación anímica del sector: «Estamos todos muy enfadados con lo que está sucediendo. Y esta plataforma es una forma de expresarlo». Una plataforma «donde el artista pueda expresarse con el fin de ocupar el lugar que le corresponde».