19 septiembre 2012

Teatro alla Scala de Milán inicia temporada con "Lohengrin", y sendos homenajes a Verdi y Wagner



MILÁN (AP) — Daniel Barenboim dirigirá "Lohengrin" de Wagner en la gala inaugural de la temporada 2012-13 de La Scala el 7 de diciembre, cuando el célebre teatro lírico milanés iniciará un año de homenajes en los bicentenarios de Giuseppe Verdi y Richard Wagner.
El programa de la temporada, anunciado el viernes, incluirá siete producciones de Verdi y seis de Wagner, incluido todo el ciclo del "Anillo".
El Teatro alla Scala fue la casa musical de Verdi, y festejará su nacimiento el 10 de octubre de 1813 con producciones de "Nabucco", "Aida", "Don Carlo", "Falstaff" y otras óperas.
El gerente general Stephane Lissner también anticipó que la gala inaugural de la temporada 2013-14 será "La traviata" de Verdi con Daniele Gatti en el podio.
Como parte de los festejos, Barenboim también dirigirá el "Requiem" de Verdi el 27 de agosto. A continuación, la orquesta y coro de La Scala partirán de gira a los festivales de Lucerna y Salzburgo.
La prominencia de Wagner, nacido el 22 de mayo de 1813, en la programación del año próximo revela la influencia de Barenboim, quien siente un profundo aprecio por la obra del compositor alemán. Barenboim fue designado director musical del teatro luego de ostentar durante cinco años el título menos formal de "Maestro de La Scala".
El elenco de "Lohengrin" incluirá al bajo alemán Renee Pape como rey Heinrich y el tenor Jonas Kaufman en el papel titular.
La orquesta de La Scala también realizará una gira de cinco semanas por Asia, con escalas en Japón y, por primera vez, en Beijing.
Lissner anunció la programación del año próximo días después que el gobierno italiano liberó a La Scala de una serie de trabas financieras y burocráticas, lo cual, dijo, ayudará al teatro a enfrentar la crisis económica.
"Italia y Europa enfrentan tiempos difíciles", dijo Lissner. "Pero para festejar a Verdi hay un teatro La Scala vivo, que jamás se rinde y siempre mira hacia adelante".
La decisión del ministerio de Cultura de otorgarle a La Scala el estatus de "teatro autónomo" le permite negociar contratos con sus empleados y determinar los salarios por su cuenta.