26 mayo 2016

Renée Fleming, la diva del siglo

© Decca/Andrew Eccles
ENTREVISTA EXCLUSIVA: Conversamos con la mas grande diva de hoy, Renée Fleming, sobre su proyectos y su carrera hoy.

Por Gonzalo Tello

En la noche del Super Tazón del 2014, el evento deportivo de mas audiencia en los EEUU, una nerviosa soprano daba vueltas soplando una pajita para calentar la voz, según el método del doctor Ingo Tizte, pues iba a entonar el Himno Nacional convirtiéndose en la primera artista de música clásica en hacerlo. Quizá de esa audiencia de cientos de millones de personas, muchos no eran conciertes de que estaban a punto de ver a la última diva de la ópera y la soprano mas premiada y reconocida de nuestro tiempo, Renée FlemingNo hay teatro de ópera que no se haya rendido a ella. Ganadora de la Medalla de las Artes de EE.UU, Premios Grammy, y solista estelar en las Olimpiadas de Beijing y en la ceremonia del Premio Nobel, la “diva del pueblo” tiene un sinfín de reconocimientos y es unánimente considerada la mas importante soprano de hoy.


Fleming trabajó durante cinco años como curadora del proyecto “Bel canto”, la ópera del peruano Jimmy López que fue un gran éxito en EE.UU. y está mas que satisfecha con el resultado: “Es una obra maravillosa, Jimmy es un gran compositor y orquestador, y como su primera ópera es increíble lo que ha logrado. Nunca había visto a tanta gente conmovida y hablando del tema, fue fantástico”.

© Jimmy López
Usted fue la creadora y promotora de este proyecto que tomó años. ¿Cómo se siente o qué aprendió también de esta experiencia diferente a estar sobre un escenario cantando, sino nada menos que en la creación de una nueva ópera?

Fue un proceso maravilloso y amé formar parte de el. Jimmy ya era un gran compositor orquestal y estuvo muy dispuesto a escuchar consejos sobre cómo escribir para la voz, para el coro, orquestando de tal manera que los cantantes pudieran ser oídos. Fue brillante al absorber toda esa información y apoyo que le pudimos brindar en la Ópera Lírica de Chicago. Finalmente el resultado fue una excelente ópera que además de ser transmitida por radio fue grabada por la PBS para ser transmitida por televisión mas adelante este año, así todos podrán verla.


© Decca/Andrew Eccles

Hoy por hoy usted no solo canta en óperas y recitales sino que trabaja otras facetas como la actuación en broadway o proyectos con centros culturales. ¿Cuán complicada se ha vuelto su agenda? ¿Esto hace que cante menos?

Canto todo el tiempo y hago otros proyectos en el medio. Acabo de volver de una maravillosa gira europea y hoy estoy abocada a un proyecto con el Kennedy Center de Washington que involucra salud y música. Hay mucha investigación sobre cómo la música afecta el cerebro y ayuda al tratamiento del autismo, Alzheimer o Parkinson. También nos enfocaremos en el rol de la música en el desarrollo de los niños, como los beneficia y ayuda en el colegio. Este proyecto involucra a cantantes, músicos, compositores y médicos. Es un proyecto que me entusiasma.

¿Esto significa que preparará quizá una nueva ópera o algún trabajo artístico particular?

Este primer año trabajaremos con el instituto Walter Reed y será una combinación de disciplinas juntas. Por supuesto que habrá lírica, música y arte, pues va a permitir lucir lo que se realiza en el Kennedy Center. Es un proyecto en el que estamos trabajando para iniciarlo la siguiente temporada.

© Decca/Timothy White


Su repertorio operístico y discográfico es tremendamente amplio, incluso con “Dark Hope”, un disco de rock, y “Guilty Pleasures” disco de arias de ópera que nunca cantó en escena. ¿Queda algún repertorio particular al que se quiera dedicar en el futuro?

Trabajo en música nueva, especialmente en recitales y conciertos. Estoy preparando una nueva pieza orquestal con el compositor Kevin Puts, sobre cartas de Georgia O´Keefe. Es un estreno que incluye proyecciones de sus pinturas. El estreno mundial será en otoño.


Ud. Cantará “Der Rosenkavalier” próximamente en Londres y Nueva York, y será la despedida de uno de sus roles mas importantes.

No quiero repetir los mismos roles de siempre, pues este es el rol de Strauss que se ajusta mejor a mi voz. A menos que haya música nueva, seguiré con diferentes proyectos y los ofreceré a los teatros. Si los quieren aceptar sería fantástico.


¿Como percibe al público latinoamericano y cual es la diferencia que ve respecto al estadounidense o europeo?

Son muy apasionados con el canto, eso me parece maravilloso. Tienen gran conocimiento sobre la ópera y saben lo que pasa en el resto del mundo. Además, hay una gran tradición en todo Sudamérica por lo que es fantástico interpretar para ellos.

Se publicó hace poco en internet una clase maestra que dio en Madrid y se nota que es muy dedicada con los estudiantes, dando muchos consejos. 

Lo disfruto mucho. No creo que las haya hecho en Sudamérica aún, pero es algo que me gusta. He escuchado a estrellas latinoamericanas, y a estudiantes en Juilliard, también.


Para ustedes es importante ese contacto que llevan con el público a través de redes sociales, internet, transmisiones en vivo o conduciendo, por ejemplo, las transmisiones del Met en cines. ¿Se siente cercana al público que la sigue por estos canales?

Definitivamente, creo que es maravilloso no solo que nos vean por esos medios, sino que además nos ven como somos realmente y conocen parte de nuestra personalidad. Creo que eso le gusta mucho a la gente.