23 abril 2009

Attila y el lado feo


Este post lo debí escribir antes, pero por falta de tiempo no pude. Algunas impresiones negativas se había llevado el público y yo mismo pude notar en la organización del Festival Granda. Por ejemplo:

Dejar pasar al público durante la función: Si bien llegar al Callao a las 7:30pm es difícil, por trafico, etc. Eso no debe ser excusa para dejar pasar a la gente bien avanzada la primera parte, es una total falta de respeto para los asistentes, especialmente de mezzanine, los cuales se incomodaban. Lo correcto es que no entren hasta el intermedio, o en todo caso, el más diplomático, hasta la primera bajada de telón.

Resulta increíble escuchar a la gente contestando llamadas en plena función, o los interminables timbres, especialmente de Nextel, que interrumpen.

Los constantes portazos con nombre y apellido: Marcelo Oxenford, director del Teatro Granda. Identificado por quien escribe y por muchas otras personas como quien se movía y tiraba portazos como "Pedro en su casa" (siendo esto cierto, ya que siendo director del teatro) desde este blog las mas grande llamada de atención, pues se trata de un actor que con mayor razón debería tener respeto por lo que allí se esta representando.

Algo que no se puede criticar, aunque resulte incómodo para mucho en el momento, son las reacciones del público de aplaudir fuera de lugar, o gritar o no. En ópera existe la libertad de emocionarse cada uno como desee, obviamente sin interrumpir con esto la acción, pero frente a una partitura tan poco conocida como esta, los momentos se prestan. Eso le da un espíritu a la noche.

3 comentarios:

[Marc!] dijo...

Cierto, pero yo insisto también, no solo por el espectáculo en sí, sino como imagen del festival es que no veo que se haya seguido una imagen visual ordenada y algunas piezas no encajaban con otras (eso es parte del orden. Tampoco las srtas no ubicaban tan ágilmente a la gente en sus asientos, y me quejo del muro ese horroroso que hay en el mezanine (es que no soy alto) y a casi toda la primera fila le incomodó, aunque estoy seguro que a los de la segunda y tercera. Pero del telón para adentro me pareció genial.

Gonzalo Tello dijo...

Muro??? que muro?? el de la mezzanine...hmm ese siempre ha estado creo. Con el tema de la imagen, cada empresa mando su arte publicitario, sobretodo BBVA q puso espadas y demas pro el teatro.

Anónimo dijo...

Es que en el Teatro mencionaron que se apague los celulares al inicio de la función y no le decían nada a los que llegaban tarde.

En mi caso 2 vecinos que llegaron tarde, molestaron con llamadas a sus celulares.