27 abril 2015

"Cavalleria" y "Pagliacci" que dejan sin aliento

Fotoss © Cory Weaver / The Metropolitan Opera
Por Gonzalo Tello (Ópera Perú) Una nueva producción del díptico mas famoso del verismo,  Cavalleria rusticana y Pagliacci se presentó en el Met este sábado bajo la dirección de David McVicar. Una de las cualidades de este director escocés es que entiende y respeta al compositor y libretista, lee mucho el contexto y si cambia de épocas o da ciertos matices, estos agregan a la historia en vez de quitarle.
Mucho se dijo últimamente sobre la plataforma giratoria que utilizó para Cavalleria. Que si era innecesaria, que si distraía de la acción, etc. En mi opinión, le aporta al drama, agiliza y amplia el uso del espacio y da una impresión mas amplia al único escenario utilizado. La visión de McVicar es situar ambas óperas en el mismo lugar, pero en épocas diferentes. Cavalleria transcurre durante la Pascua de 1900, mientras que Pagliacci 50 años después. McVicar tiende a ser espectacular en lo que respecta a dirigir coro y figurantes. Todos aportan a ambientar la escena con bailes y actuaciones. Las coreografías en las escenas de masa son atractivas y pertinentes, salvo en la entrada de Alfio, en que creo era innecesaria. El director le da protagonismo a Santuzza, interpretada por Eva-Maria Westbroek. Ella está prácticamente toda la ópera en escena transmitiendo su amargura y despecho incluso cuando no canta. Si bien parece que su voz no estuvo del todo plena en esta función, su vena dramática salió a flote y su excelencia en roles veristas fue evidente. Estuvo brillante en el aria voi lo sapete, o mamma, así como en el dúo con Turiddu.
Sigue a Ópera Perú en Facebook y Twitter.
El gran protagonista de esta función transmitida por radio y via satélite en HD a todo el mundo fue el tenor argentino Marcelo Álvarez. Realmente dio todo de si y ofreció dos roles con mucho nervio, fraseo y agudos insuperables. Sorprende sobretodo en su machista duetto con Santuzza, así en una tierna y conmovedora escena de despedida en el addio a la mamma. Su interpretación de Canio, si bien mostró a un hombre excesivamente celoso, fue mucho mas pintoresca y caricaturesca que lo usual. La interpretación aquí rozó la perfección.
George Gadnize fue un Alfio y Tonio extraordinario, con voz grande, viril y potente. Como Alfio lució implacable en el duetto con Santuzza y teatral en la escena del desafío. En Cavalleria el rol de Lola lo interpretó Ginger Costa-Jackson con desenfado y voz profunda y dramática. La mamma lucia de Jane Bunnell estuvo correcta. Fabio Luisi se lució con una lectura contundente pero con mucho lirismo y recogimiento, en el Innegiammo y especialmente durante el Intermezzo.
Esta Cavalleria fue interpretada con tanta fuerza y vertiginosidad que hacía tiempo que una ópera no me dejaba sin aliento como esta.
En Pagliacci nos trasladamos a 1949, a exactamente la misma villa siciliana, pero esta vez vemos cables telefónicos y vestuarios propios de la época. El texto original de la obra se ubica durante las fiesta de la Virgen de agosto. Destaca desde el inicio un gran telón circense azul brillante en que Gagnidze, como Tonio, presenta el Prologo. El estilo vaudeville de esta ópera es garantizadamente gracioso y excelentemente actuado por Marty Keiser, Andy Sapora y Joshua Wynter. El Coro de adultos y niños se luce mucho mas en esta partitura, llena de color y movimiento. Patricia Racette es una extraordinaria Nedda. Voz segura, potente, lírica y drámatica. Lleva su experiencia al máximo y se mete al personaje mucho antes de empezar, desde su entrevista durante el intermedio. Ella canta, baila, derrocha sensualidad, silba y hasta demuestra ser una excelente comediante dentro de este profundo drama. Marcelo Álvarez nuevamente demuestra amplia vena y fuerza como Canio. El Silvio de Lucas Meachem es regular y soso, y el Beppe de Andrew Stensson es mas logrado. Luisi da una interpretación intensa.
Este díptico fue un gran final de esta temporada de transmisiones. En octubre se incia la temporada 15-16 con diez títulos en vivo para todos los gustos, desde clásicos como Madama Butterfly, Otello, Turandot o Il trovatore, hasta rarezas como Lulu, Pescadores de Perlas o Roberto Devereux, hasta grandes shows como Tannhäuser, Manon Lescaut o Elektra. A esperar impacientes.
ESte lunes y miércoles repiten esta transmisión en UVK Larcomar. Sería una pena que se la pierda.